fbpx
RegionesValle del Mezquital

Pierden en 30 minutos todo su patrimonio ante inundaciones

“No hubo ninguna advertencia, si se hubiera avisado por lo menos hubiéramos sacado algo de nuestras casas"


Gregorio Simón Salvador y Rigoberto Chávez López, presidente y secretario de la manzana Vista Hermosa, en el barrio Progreso, Ixmiquilpan, construyeron su patrimonio durante 40 años y en media hora perdieron todo, debido a las inundaciones por el desbordamiento de los ríos Tula, Salado y Rosas.

Los días siguientes al 8 de septiembre se han dedicado a sacar el agua de sus casas, basura, escombros y lodo, arrastrado por las aguas negras provenientes del Estado de México y la capital del país.

Un vapor surge del suelo, tiene un olor desagradable que se acentúa con el sol de mediodía y los moscos acechan; mientras, personal sanitario fumiga y los encargados de la carpa de cuantificación de daños ofrecen alimentos a todos los que se acercan y los ciudadanos acuden constantemente a dejar víveres, así como alguno que otro político que ofrece ayuda, pero no deja pasar el momento para tomarse la foto a pesar de la tragedia.

Chávez López trabajó 34 años como maestro y junto a su familia formó su patrimonio, estuvo en la Sierra y la última parte de su vida laboral dio clases en la escuela del barrio. Con tristeza reconoce que su pensión no le alcanzará para recuperar sus bienes.

“Mire adónde está ahorita mi patrimonio, se fue al lodo, se fue al agua, se fue a la basura. Cuándo, con el pequeño sueldo que gano, voy a poder levantar de nuevo mi casa, es imposible”, mencionó en entrevista con Criterio.

Por eso hizo un llamado a las autoridades que los volteen a ver y a que los ayuden. Incluso, le pidió al gobernador Omar Fayad Meneses recorrer todas las casas afectadas para que sea testigo de las condiciones en las que están.

Rigoberto recuerda que, durante la inundación, se asomó a la orilla del río –que está detrás de su casa— y vio que iba subiendo el caudal, aunque consideró que no era mucho el nivel y que en años pasados ya había sucedido, pero sin consecuencias.

Pasó media hora y el cuerpo de agua ya se había desbordado, así que subió a su familia a su camioneta y se fueron, sin la oportunidad de rescatar sus pertenencias, es por eso que reclamó a las autoridades que no hayan alertado a los habitantes con anticipación.

“No hubo ninguna advertencia, si se hubiera avisado por lo menos hubiéramos sacado algo de nuestras casas. Desgraciadamente nadie nos informó y por eso fue que sufrimos estas consecuencias”, dijo.

Por su parte, Simón Salvador vive al fondo de la manzana, a espaldas está un puente que pasa por encima del río, el cual retuvo escombros y ocasionó que las casas cercanas se vieran más afectadas, debido a que el agua superó el metro y medio de altura y el lodo cerca de 1.30.

Gregorio tiene 40 años de casado y desde entonces comenzó a formar un patrimonio, el cual igual perdió en menos de una hora.

Tan solo en esa calle, el número de viviendas afectadas es de 145 y 235 personas damnificadas por inundaciones, entre ellas discapacitados y enfermos, como es el caso de la señora Asunción Meso, quien tiene 66 años, es diabética y su vista es casi nula.

Asunción está en la entrada de su casa, se apoya de un palo que adaptó como bastón, come una torta que un vecino le regaló y escucha pasar a la gente. Regresó a su casa el martes pasado y duerme en una colchoneta en el piso, junto con su hija y nieta. Sus medicamentos han comenzado a escasear y tiene un refrigerador prestado por si su salud se complica y requiere insulina.

La mayoría de casas se inundaron con aguas negras que provienen del Valle de México.

Giovanny Flores I Pachuca

También te puede interesar Analizan reubicación de la clínica del IMSS de Ixmiquilpan

Noticias relacionadas

Back to top button