fbpx
RegionesTulancingo

Llaman a revalorar a mujeres del campo


Revalorar al sector femenino que habita o proviene del campo y reconocer todos sus aportes al desarrollo agropecuario y alimentario del país, demandó Filiberta Nevado Templos en el marco del Día Internacional de las Mujeres Rurales, establecido el 15 de octubre de 2008 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La activista, conocida por su defensa de los bosques de la comunidad Zacacuautla, Acaxochitlán, municipio en el que nació hace más de seis décadas, consideró que es fundamental la vida en los pueblos porque es lo que permite que prevalezcan las tradiciones, sin que ello impida a las mujeres prepararse y trascender.

Nevado Templos recordó que a los 14 años su madre la ofreció para que sirviera al médico que había llegado a la comunidad, quien, dijo, le enseñó mucho, lo que permitió que un año después saliera a trabajar en una clínica particular de Tulancingo, en la que tomaba placas simples de Rayos X.

Ahí se hizo amiga de otro galeno, a través del cual ingresó al Instituto Nacional de Cancerología (Incan), en Ciudad de México (Cdmx), donde laboró 30 años. Inicialmente, añadió, la llamaron “indita” por su aspecto, pero después de varias trabas no solo participó en la escolta, sino que dirigió la sección 83 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA), en el que también desempeñó distintas carteras.

Pese a sus logros, haber formado un hogar y procreado dos hijas: una de ellas, doctora en Historia y la otra, licenciada en Trabajo Social, Filiberta terminó por atender el llamado de la tierra que la vio nacer.

“Regresé por eso, había una parte que me jalaba a Zacacuautla, a pesar del rechazo que percibía”, señaló
la activista.

Añadió que retornar a su comunidad como una mujer divorciada y jubilada fue mucho más difícil que abrirse paso por su cuenta, con solo la primaria terminada, en Cdmx.

Romper estereotipos implicó para ella perder la estima de su gente, incluso, lamentó, nadie quiso laborar en la pequeña farmacia que abrió en Zacacuautla ni participar en los talleres gratuitos que ofrecía, los cuales optó por impartir a mujeres de municipios de Puebla.

Sin embargo, tras varios años de trabajo, logró reinsertarse y convertirse en la primera mujer delegada de su localidad, donde desde hace más de una década encabeza la defensa del bosque, lucha que la ha llevado a pisar la cárcel y ser blanco de amenazas por parte de quienes se dedican a la tala clandestina de árboles.

REALIZAN TRABAJO SIN REMUNERACIÓN

De acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), la población femenina que habita localidades rurales, además de los quehaceres propios del hogar y el cuidado de los hijos, personas mayores o enfermas, realiza trabajos para el sistema productivo y económico: cultivan la tierra, crían animales de engorda, pescan, procesan y distribuyen diversos productos en el mercado, pero no todas reciben ingresos porque es considerado como ayuda familiar no remunerada

Según el organismo, en México hay 14.7 millones de féminas en localidades rurales. Ellas representan 22.7 por ciento del total de las mujeres y 11.7 por ciento de la población total del país

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las mujeres de localidades rurales tienen 3.4 años menos de escolaridad que las que viven en zonas urbanas. Las principal casusa por la que dejan sus estudios son los problemas económicos

María Antonieta Islas I Acaxochitlán

Noticias relacionadas

Back to top button