fbpx
HuastecaRegiones

En Tlanchinol, convierten un acantilado en basurero ilegal


Pobladores de comunidades de Tlanchinol manifestaron su inconformidad debido a que un barranco ubicado en la carretera estatal Tlanchinol-Hueyapa es utilizado como vertedero clandestino, lo que, señalan, representa un foco de contaminación por el derrame de lixiviados y por la concentración de fauna nociva.

Rodolfo Hernández Hernández, vecino de Hueyapa, aseveró que el tiradero improvisado es un acantilado, adonde acuden incluso personas de otros municipios a dejar sus desechos.

Agregó que cuenta con un terreno para agricultura cercano a dicho predio, por lo que cuando acude a revisar sus siembras se percata de que “las personas arrojan sin recato” la basura al precipicio; asimismo, aseguró que hay gente que no vive cerca, pero aun así lleva sus residuos sólidos para depositarlos ahí.

El hombre consideró importante la intervención de las secretarías de Medio Ambiente federal y estatal, porque “cada vez más gente va a tirar la basura” y aseveró que no se tiene ningún tratamiento para la misma, por lo que los olores que se desprenden son nauseabundos.

“Se tiene que encontrar una solución para ponerle fin a este tema, porque cada día está creciendo el problema”, expresó.

Otro vecino comentó que existe, también, un espacio con la misma situación en la comunidad Santa María, donde, a pesar del letrero que señala que se sancionará a quien tire basura, “hacen caso omiso y siguen ocupándose como vertedero”.

El poblador de Tlanchinol mencionó que algunas personas solo arrojan sus desechos porque no quieren guardarlos en una bolsa y esperar a que pase el camión o llevarla a un depósito.

FALTA DE ESPACIOS PARA RELLENOS, EL PROBLEMA

En la Huasteca, persiste la falta de terrenos para la construcción de rellenos sanitarios, pues pobladores consideran que la gente no acepta tener un espacio como este cerca de sus parcelas u hogares

Salomón Hernández | Tlanchinol

Noticias relacionadas

Back to top button