fbpx
Politic's

Jorge Márquez, el empresario que prefirió el servicio público


Cesáreo Jorge Márquez Alvarado nació en Tulancingo, el 25 febrero de 1957 en el seno de una familia sencilla, de gente noble, amable, laboriosa y dedicada al trabajo, familia típica de la región del Valle de Tulancingo. Es orgulloso hijo de don Luis Márquez Lira y de doña Ofelia Alvarado de Márquez y tiene dos hermanas y tres hermanos: María del Carmen, Lourdes, José Luis, Eulalio y Raúl.

Jorge Márquez cree firmemente en la familia unida e integrada, por eso, desde el 9 de junio de 1984, está casado con Blanca Yolanda Magaldi Rivera. De su matrimonio nacieron: Mariana, Jorge, José Luis y Raúl.

“Mi familia ha sido mi impulso y motivación para entregarme al trabajo y fijarme grandes retos en la vida”, afirmó Jorge Márquez.

Márquez Alvarado, formado en las costumbres y en la más arraigada educación tulancinguense, realizó sus estudios en las escuelas primaria Manuel de la Colina, secundaria José María Lezama y en la preparatoria número dos para, después, trasladarse a Pachuca y cursar su carrera profesional en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo donde, en 1980, obtuvo el título de licenciado en Administración de Empresas y, como posgrado, la especialidad en Dirección.

En retribución a la oportunidad que la universidad le brindó de prepararse profesionalmente, ejerció como docente y catedrático en el Instituto de Ciencias Económico administrativas de la UAEH. Con esa visión, Jorge Márquez se desempeñó como funcionario universitario llegando a ser:

  • Director de Servicios Escolares
  • Subsecretario general de la UAEH
  • Secretario general adjunto
  • Gestor directo de la creación del Instituto de Ciencias Agropecuarias con 5 carreras de nivel licenciatura y, creó y fue director del Rancho Universitario, al que fortaleció como una boyante empresa universitaria generadora de recursos propios para apoyar el desarrollo institucional de la UAEH.

En 2003 apoyó la creación de la Universidad Politécnica de Tulancingo, prestando el inmueble sin costo alguno para que la institución iniciara labores en tanto construía su propio inmueble. En reiteradas ocasiones, Jorge Márquez ha expresado con absoluta sinceridad:

“soy un universitario de alma y lo seré siempre”.

Noticias relacionadas

Back to top button