Sergio N llora y se dice arrepentido de aventar a perro a cazo

Imagen: arivera
 
Hace (13) meses
 · 
Imagen: Sergio N llora y se dice arrepentido de aventar a perro a cazo

Perro

Compartir:

Una vez que Sergio “N” fue notificado de haber sido vinculado a proceso por el delito de maltrato animal, tras arrojar al perrito Scooby a un cazo con aceite hirviendo en Tecámac, el acusado lloró y dijo estar arrepentido de sus acciones.

El abogado de Sergio “N” pidió una fianza para que fuera dejado en libertad; sin embargo, la jueza del caso negó la petición, puesto que “no merecía consideración”.

Ante la firmeza de la decisión de la jueza, Sergio “N” bajó la mirada y lloró, además reveló a su abogado que está arrepentido de sus acciones.

Perro
Perro

La audiencia no fue fácil. El agente del MP pidió a la juez que se mantuviera en prisión a Sergio “N”, ya que si salía de la cárcel podría hacerle daño a Óscar, dueño de la carnicería, el testigo de los hechos y con el que tuvo el altercado.

Se tomó en cuenta que el hombre también podría evadir la justicia como lo hizo el domingo pasado.

Por su parte, el abogado defensor calificó de excesivo lo propuesto por la fiscalía y le solicitó a la impartidora de justicia que le impusiera una fianza y firma periódica para que fuera dejado en libertad.

Sin embargo, la jueza expresó que Sergio no merecía ninguna consideración por lo que hizo.

Tras ello, decidió imponerle la prisión preventiva justificada mientras dura el proceso, porque Sergio representa un peligro para la sociedad y para los animales.

Al escuchar lo dicho por la jueza, Sergio “N”, bajó la mirada y lloró al escuchar la decisión de la juez.

Saúl Cruz, abogado de la defensa, dijo que la determinación de la jueza no fue la adecuada y que su cliente le reveló que está arrepentido de lo que hizo y está consciente de las consecuencias legales que tendrá para él.

De acuerdo a Jacqueline, presidenta de la Asociación “Peludos Desamparados”, dijo que Sergio “N”, amenazó al carnicero con un cuchillo del establecimiento “tenía que cerrar el negocio en media hora o iba a regresar a matarlo y para ver que no estaba jugando le dejó ‘un regalito’, es cuando agarra a Scooby y lo arroja al cazo”.

El perrito se habría quemado todos sus órganos al tratar de salir del aceite hirviendo.

Redacción web

Compartir:
Se dice
/seDiceGift.png
Especiales Criterio
/transformacion.jpeg
Suscribete
/suscribete.jpg

© Copyright 2023, Derechos reservados | Grupo Criterio | Política de privacidad