fbpx
DestacadoHidalgoMultimediaNoticiasVideos

El nueve nadie se movió: así se vivió un día sin mujeres en Pachuca


Las mujeres lo cumplieron. Desde que amaneció, las calles de la ciudad no mostraron el ritmo habitual. Lo mismo lo resintieron oficinas privadas y de gobierno; primarias, y universidades; pequeños comercios y grandes negocios.

Estuvieron ausentes y se sintió.

Fue un 9 de marzo sin ellas. Un lunes para no olvidar.

Y es que si un día antes miles de mujeres hicieron oír sus consignas en una marcha multitudinaria que abarcó del Reloj Monumental de Pachuca a palacio de gobierno, ahora el silencio de su ausencia cimbró las calles de toda la ciudad.

Algunos negocios de las principales calles comerciales, como Guerrero y avenida Revolución no abrieron; tampoco hubo bullicio de peatones en cruces de semáforos o en las plazas Juárez e Independencia, de alto flujo peatonal. En las colonias de la capital la escena se repitió.

En escuelas no solo faltaron docentes, sino también alumnas. Al ser lunes cívico, hubo que improvisar la escolta escolar, como ocurrió en el Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial (Cecati) 114, donde –al no acudir las mujeres que realizan el cortejo patrio– un maestro portó el gallardete y cumplió con la ceremonia cívica.

En las aulas de todos los niveles de educación fue notorio el vacío de ellas. Otros planteles, como la secundaria Técnica 40, prefirieron no realizar honores a la bandera. Al mediodía, ante la carencia de las docentes, optaron por suspender las clases.

En Cecati 114 un maestro encabezó los honores a la bandera al no estar la escolta, conformada por mujeres

Aunque no hubo quien proporcionara cifras de la población femenil que en el estado se sumó al paro Un día sin mujeres, bastó con pasar por las estaciones del Tuzobús para dimensionar el peso de la protesta contra la violencia de género. En las áreas de abordaje pocas mujeres hicieron presencia.

En las oficinas de los tres poderes de gobierno, varones tuvieron que improvisar para suplir a sus compañeras en recepción y otras áreas.

Pese a esto, hubo féminas que no pudieron parar su andar diario, aquellas que dependen de la economía informal para subsistir y otras más que, simplemente, no coincidieron con la protesta.

Emmanuel Rincón

Pachuca

 

También te puede interesar Condena un sacerdote la “violencia” de mujeres

 

Noticias relacionadas

Back to top button