fbpx
Política

Elegir a AMLO sería un error


Ismael Rivera
Agencia Reforma

En la víspera del inicio de las campañas electorales en México, el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa advirtió del suicidio democrático que cometerían los mexicanos de elegir como presidente, en los comicios del próximo 1 de julio, al candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador.
Cáustico en sus apreciaciones sobre el exjefe de Gobierno de Ciudad de México, el escritor de origen peruano aseveró que López Obrador representa una democracia populista y demagógica, con recetas que están absolutamente fracasadas en el mundo entero, por lo que deseó que los mexicanos voten con lucidez y que no voten con
el estómago.
A pregunta expresa de Grupo Reforma sobre si estaría dispuesto a debatir con López Obrador sobre su propuesta de gobierno, toda vez que el líder de Morena se autodefine como un liberal, Vargas Llosa lanzó una carcajada y de forma sarcástica cuestionó dichos argumentos
“¿Él se considera un liberal?”, cuestionó mientras seguía riendo, sin dar una respuesta al respecto.
“Mi esperanza es que haya suficiente lucidez como para ver a dónde conduce ese suicidio de votar por el populismo, de votar por la demagogia, con recetas que están absolutamente fracasadas en el mundo entero”, apuntó.
Entrevistado durante la presentación su último libro La llamada de la tribu, una autobiografía intelectual y política en la que contrasta las discrepancia y semejanzas de siete autores liberales que han marcado su vida, el escritor también reconoció que existe un grave riesgo de que en las elecciones de México el crimen organizado pueda intervenir para tratar de influir en el resultado.
Y es que desde su óptica, los mexicanos deben tomar en consideración la tragedia que ocurre en Venezuela, donde dijo que se ha impuesto una dictadura.
“Yo espero que no gane López Obrador. Creo que sería un retroceso tremendo para la democracia en México”, enfatizó
Vargas Llosa.
Durante la reseña de su libro en la Casa de América de Madrid, el autor de La casa verde y La ciudad y los perros también expresó su rechazo a la censura de libros y cuadros ocurrida recientemente en contra de la obra Presos políticos en la España contemporánea, de Santiago Sierra, y de la prohibición de una jueza para vender el libro Fariña, sobre el narcotráfico gallego.
El Nobel de Literatura además se refirió con especial interés a la situación de Cataluña, donde aseguró que el independentismo está quedando atrás.
El autor, también de nacionalidad española, recordó que tiene una hija catalana y vivió allí cinco años en la década de los setenta, cuando, señaló, Barcelona era la capital cultural de España, por lo que dijo no reconocer a la
Cataluña actual.
Por ello, criticó lo que llamó el monstruo del nacionalismo, una ideología tóxica inculcada a través de la educación, haya llegado a Cataluña.
“El nacionalismo es una ideología profundamente antidemocrática, que lleva a sociedades a pensar en un privilegio y un valor, cuando en el fondo es un racismo profundo y un frente de violencia. Es un brote insensato, ciego, inculto y primario que hay que combatir”, destacó.

Noticias relacionadas

Back to top button