fbpx
MéxicoNoticias

Pelea crimen la vía México-Cuernavaca


La proliferación de grupos criminales en Morelos y Ciudad de México (Cdmx) recrudeció la disputa por el control de territorios y por su operación a lo largo de la carretera federal México-Cuernavaca y en los pueblos que se encuentran en la ruta, advirtieron mandos militares y autoridades estatales.

Se trata de una ruta que durante años ha sido utilizada para el tráfico de drogas, armas y efectivo; así como para la ejecución de personas, secuestros, establecimiento de casas de seguridad, tala ilegal, robo de automóviles y a transportistas, cobro de piso y hasta el traslado de huachicol.

Entre 2004 y 2008 esa ruta era de los dominios de los Beltrán Leyva, brazo armado del Cártel de Sinaloa, entonces encabezado por Joaquín el Chapo Guzmán.

Tras la fractura entre ambos grupos y el abatimiento de Alfredo Beltrán Leyva, el Barbas por parte de la Marina, en 2009, nuevas células empezaron a anidar y aumentar sus operaciones desde Guerrero y Morelos hacia Cdmx y Edomex, situación de la que alertó desde 2015 el gobierno de Morelos.

Ahora, informes militares dan cuenta de la proliferación de células delictivas que dependen de otros cárteles, y que les pagan piso o son sus tentáculos en la región que tiene conexión a territorios mexiquenses como Ocuilan, Xalatlaco, Tianguistenco, y después Malinalco hasta Ixtapan de la Sal o Toluca, donde la Familia Michoacana se jacta de tener su bastión.

En Morelos los principales grupos en disputa son el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), Guerreros Unidos, Los Maya, Los Linos, Cártel del Noreste, Comando Tlahuica y también La Familia Michoacana.

Además Gente Nueva, Sangre Brava Morelense (escisión de Los Linos), Cartel del Pacífico Sur, Señor de la V y Los Ronderos, que según los informes de inteligencia militar, operan bajo cobijo de pobladores en Ocotepec, Ahuatepec y Tepoztlán, así como células del Cártel de Sinaloa, que llegaron al estado en la zona de Tres Marías y Huitzilac desde 2021.

“Estos grupos también tienen presencia en la carretera México-Cuernavaca y sus ramales al Estado de México o Guerrero para efectuar delitos diversos, y unos cobran piso a otros para distintos fines, como la privación de personas, principalmente familias que vienen a pasear los domingos, las retienen, las extorsionan y les roban el vehículos; estos criminales pagan piso a otros criminales para llevar a cabo estos hechos”, reveló un mando de la 24 Zona Militar, asentada en Cuernavaca.

En las localidades de Parres y Topilejo, ya en Ciudad de México, también tienen presencia otras células delictivas como el Cártel de Tláhuac, Los Guerreros; Los Sinaloas; de los Beltrán Leyva, que se asoció con La Mano con Ojos.

También otras células de la Unión de Tepito, una fracción de La Familia Michoacana que opera en el oriente de la Ciudad de México, La Anti Unión, Los Benjas y Ronda 88, que también presumen fuerza en las Alcaldías de Coyoacán, Tlalpan, Xochimilco y Cuauhtémoc.

Estos grupos reciben paquetes cocaína desde Acapulco y Zihuatanejo, vía Chilpancingo- Iguala-Taxco en Guerrero, luego Morelos y la México-Cuernavaca, para su distribución al menudeo. En esas rutas los cárteles suman mariguana y piedra a los envíos, según investigaciones federales.

Benito Jiménez I Agencia Reforma

 

Noticias relacionadas

Back to top button