fbpx
GlobalNoticias

Más de 20 personas quedan atoradas en montaña rusa por 90 minutos

Por al menos dos horas estuvieron suspendidas en la atracción


Más de 20 personas vivieron un momento de terror cuando la montaña rusa en la que iban se quedó atorada a más de seis metros de altura.

Los hechos sucedieron en el parque Castles N’ Coasters, en Phoenix, Arizona, Estados Unidos, en la atracción denominada Tormenta del desierto.

De acuerdo con medios locales, alrededor de 22 personas quedaron suspendidas por al menos dos horas ante una falla técnica el pasado sábado 15 de mayo.

Al llegar los servicios de Emergencia, tardaron alrededor de 90 minutos para poder bajar a las 22 personas que quedaron “suspendidas en el aire”.

Uno por uno fueron bajando de la montaña rusa mediante una escalera mientras los servicios de emergencia los asistían con un arnés de seguridad.

El parque de diversiones se inauguró desde 1976 empezando al principio como un campo de minigolf.

Actualmente, Castles N’ Coasters tiene dos montañas rusas, siendo la Tormenta del desierto la más popular.

Hasta el momento, las autoridades no conocen el motivo del incidente.

Redacción web

 

También te puede interesar Permitirá los fusilamientos Carolina del Sur

El gobernador del estado de Carolina del Sur, Henry McMaster, ha promulgado una ley que posibilita las ejecuciones de los reos condenados a muerte con pelotones de fusilamiento y el uso de la silla eléctrica para hacer lo propio.

“A las familias y seres queridos de las víctimas se les debe un final y justicia por ley. Ahora, podemos proporcionarlos”, ha señalado McMaster en un mensaje compartido este lunes a través de su cuenta de Twitter.

McMaster promulgó la ley el viernes, dos días después de que el Senado votara para convenir algunos cambios que la Cámara de Representantes ha hecho a la legislación, según ha recogido el diario local ‘The State’.

Legisladores conservadores impulsaron la legislación este año, en respuesta a una renuencia por parte de las farmacéuticas a vender sus productos a los estados estadounidenses que quieren usarlos en ejecuciones. Como resultado, Carolina del Sur no ha podido obtener los productos para administrar una inyección letal desde hace años.

Noticias relacionadas

Back to top button