fbpx
MéxicoMultimediaNoticiasVideos

Los fuegos pirotécnicos pueden causar crisis en personas autistas o con epilepsia


Las celebraciones de 15 y 16 de septiembre en México tradicionalmente se han caracterizado por el uso de fuegos pirotécnicos que traen consigo también sonidos estruendosos acompañados de luces.

Sin embargo, el sonido que generan es tan fuerte que pueden ocasionar crisis en personas con alguna discapacidad como autismo o epilepsia, así como afectar a los animales que son muy sensibles a estos sonidos.
Los también llamados fuegos artificiales generan tal sonido que pueden llegar a los 170 y hasta 190 decibeles de sonido, por lo que registran entre 30 y 50 decibeles superior al límite que debería escuchar un adulto es de 50 y 70 más que lo que debería escuchar los niños.
En el caso de las personas que viven con alguna condición del espectro autista o epilepsia, la afectación puede ser tal que generarían un nivel de estrés tal que los mantenga en crisis mientras duran los ruidos o incluso tiempo después de que terminen.

Los fuegos pirotécnicos pueden causar crisis en personas autistas o con epilepsia
Los fuegos pirotécnicos pueden causar crisis en personas autistas o con epilepsia

Estos episodios pueden ser motivo de hospitalización, en algunos casos.

Por otra parte, en el caso de los animales, el estruendo puede ser mayor en el sentido de que ellos son más sensibles a los sonidos y, por tanto, más susceptibles alterarse con el estruendo. Por otro lado, algunos animales, como las aves pueden resultar lesionados físicamente por los fuegos o tener daños auditivos.
Por estas razones, además de la contaminación que generan, te invitamos a evitar el uso de pirotécnica durante las fiestas patrias.

Redacción

Tambien te puede interesar: ¿En verdad existieron Los Niños Héroes?

Un 13 de septiembre, pero de 1847, ocurrió una batalla en el Castillo de Chapultepec, en Ciudad de México, sitio en el que surgió uno de los mitos más famosos en la Historia de México: Los Niños Héroes.

Se dice, por ejemplo, que ni si quiera existieron, que estaban castigados, que la ofensiva estadounidense los agarró en plena borrachera, que Juan Escutia no se lanzó para proteger la bandera, sino que se tropezó o, en el otro extremo, hay quienes tienen la idea de que sólo ellos seis defendieron el Castillo. Sin embargo, la mayoría de lo dicho es falso.

Noticias relacionadas

Back to top button