fbpx
HidalgoNoticias

Mitos sobre el VIH, lo más difícil: portador


Lo más difícil para Juan —profesionista de 28 años que compartió su testimonio con Criterio y cuyo nombre fue modificado— no es haber sido diagnosticado como portador del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), sino no poder ser más abierto sobre su condición debido a los mitos que hay en la sociedad.

“Somos personas comunes y corrientes. Tendemos a estereotipar a las personas que viven con VIH, pero hace falta hacerle ver (a la población) que, por saludarnos o trabajar en el mismo espacio, no va a haber consecuencias.

“Lo más difícil es que yo no puedo llegar y decir: ‘Saben qué, tengo VIH´, porque temo a las represalias que pueda haber. Sin embargo, llevo una vida normal, hay ocasiones en que se me olvida que lo tengo”, aseveró.

Juan fue diagnosticado hace casi dos años. Había presentado síntomas como tos, fiebre, gripes constantes y una “significativa” pérdida de peso en poco tiempo, por lo que se realizó una prueba rápida y, posteriormente, exámenes de laboratorio.

Su condición se confirmó casi al mismo tiempo en que conoció a su pareja, a quien notificó sobre su estado de salud; no obstante, aceptó seguir con él y no es seropositivo.

“Actualmente, somos muy felices. Le dije: ´No es justo que andemos´, pero tomamos terapia y nos dimos cuenta de que podemos ser pareja, aunque yo tenga VIH y él no”, agregó.

Señaló que, tras su diagnóstico, vivió un mes “complicado” debido a los trámites que tuvo que realizar en el Sector Salud para acceder al tratamiento, proceso que calificó como “desgastante”. Ahora, su padecimiento está controlado y su carga viral es indetectable; es decir, no puede trasmitir el agente biológico.

A pesar de su condición, destaca que su filosofía de vida es ver el lado positivo de cualquier situación. “No te preguntes por qué, sino para
qué”, señaló.

En este sentido, considera que su “misión”, ahora, es hacer conciencia en otras personas para hacerse exámenes de detección.

“La población homosexual está más expuesta a esto y seguimos renuentes a hacérnoslas. Yo me hice la prueba y me sometí al tratamiento a tiempo, pero hay personas que no lo hacen”.

Exhortó a hacerse análisis ante la mínima sospecha de haber contraído el padecimiento y, en caso de recibir un diagnóstico positivo, “no darse por vencidos”.

Viajar, laborar en lo que le gusta, dedicar tiempo a su pareja, familia y amigos son parte de las actividades que disfruta y que no ha dejado de hacer. “Llevo una vida como cualquier otro”, afirmó.

En tanto, uno de sus planes a futuro es emprender un negocio propio. “Me siento bien, mi vida sigue normal, mi cuerpo está funcionado otra vez de manera regular”, concluyó.

El pasado 17 de febrero, Criterio informó que, de acuerdo con la directora general del Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (Capasists) Pachuca, Elizabeth Zaragoza, los mitos y tabúes alrededor del VIH, así como la discriminación y el rechazo, orillan a los portadores a no hacerse pruebas, por lo que su tratamiento puede ser tardío.

Si como sociedad juzgáramos y discrimináramos menos, ¿te animarías a compartir tu testimonio con más personas?

“Claro que sí. Sin embargo, temo a las represalias porque no es sencillo que la gente acepte nuestra condición, aunque sea un padecimiento con el que puedes llevar una vida normal. Siempre nos están juzgando”

 

AVANCE

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a mediados de 2017, 20,9 millones de personas recibían terapia antirretrovírica en el mundo

Sin embargo, solo 53% de los 36,7 millones de individuos que vivían con VIH estaba recibiendo el tratamiento en 2016 a nivel mundial

Yuvenil Torres I Pachuca

 

También te puede interesar Alarma consumo de alcohol entre menores a secretaría de Salud Hidalgo

Noticias relacionadas

Back to top button