fbpx
Hidalgo histórico

Tareas de médicos residentes, iguales a las de titulados


Aún no están titulados ni cuentan con cédula profesional, pero en la práctica clínica los médicos residentes enfrentan situaciones que al igual que un galeno experimentado pueden llevarlo a incurrir en una inadecuada prestación del servicio.

Un médico residente es “un colaborador” de la unidad médica en la que presta el servicio; no obstante, tiene cierto grado de responsabilidad, reconoce Gustavo Jesús Martín del Campo Olivares, titular de la Comisión Estatal de Arbitraje Médico del Estado de Hidalgo (Cameh).

De los 484 Centros de Salud adscritos a la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH), en 350 se encuentra un médico residente, según datos proporcionados por esta dependencia.

Sin dar detalles al respecto, por cuestiones de “confidencialidad” el comisionado médico plantea que desde que se creó dicho organismo arbitral, en 2011 a la fecha, se han registrado “dos o tres” casos de práctica médica en los que han estado inmersos prestadores de servicio social; uno de ellos culminó en la muerte del paciente.

Sin abundar, el médico describe que el caso ocurrió en Mineral de la Reforma, “hubo el fallecimiento del paciente y tuvo que enfrentar a las autoridades penales como estudiante”, admitió.

Del Campo Olivares hace notar la responsabilidad que tienen los médicos esidentes frente a sus pacientes; sin embargo, plantea, en ocasiones son rebasados ante la falta de recursos humanos y materiales con que cuentan las unidades de salud en las que prestan servicio.

Así lo confirman testimonios consultados por Criterio. Estudiantes de Medicina de octavo grado de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), describen que se enfrentan a la falta de insumos médicos, así como a fallas de equipo y a extensas jornadas de trabajo.

“Tal vez una de las dificultades son las largas jornadas que como médico realizas en el hospital, son jornadas de 36 horas seguidas”, expresa un estudiante que realiza internado en la clínica 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)
en Pachuca; sin embargo, la Ley Federal del Trabajo (LFT) establece que la jornada laboral no debe exceder las 48 horas por semana.

Por otro lado, comparte otro estudiante, la dificultad para realizar su labor como médicos proviene por el propio equipo, “llega a haber ocasiones en que fallan los tomógrafos o no hay estudios de laboratorio o radiografías”.

Los alumnos coincidieron en que el Hospital General de Pachuca es un ejemplo decarencia de materiales médicos, “ahí me tocó hacer prácticas y no había sondas, gasas ni jeringas”, dice el médico  en formación. La Norma Oficial
Mexicana nom-001-ssa3-2012, educación en salud para la organización y funcionamiento de residencias medicas señala  que “las unidades médicas receptoras de  residentes para rotación de campo, deben contar con la infraestructura, equipamiento y personal requeridos para la práctica de la especialidad médica de que se trate y para desarrollar  los programas académico y operativo correspondientes”.

SON VULNERABLES

Para el titular de la Cameh, los prestadores de servicio social que están en esta etapa de su formación se encuentran en estado de vulnerabilidad, pues si bien no son médicos titulados tienen responsabilidad al igual que uno que sí lo está.

“Sí hay cierto grado de vulnerabilidad, quisiéramos que todos los médicos tuvieran los recursos materiales y humanos, pero realmente se ve rebasado. Por ejemplo, en La Misión muchos centros de salud trabajan con pasantes de servicio social, quisiéramos que hubiera personal de base, pero los recursos se ven rebasados”.

Advierte el comisionado que si en el acto médico, existe una inadecuada práctica por parte de un prestador de servicio social y el paciente o familiar decide interponer una queja contra él, se le seguirá el mismo procedimiento que a un médico titulado.

“En ese caso se da aviso a la Secretaría de Salud y a las autoridades educativas, pero el proceso es el mismo, se cita al prestador de servicio para quedé una explicación de los pormenores del acto médico”.

Durante 2016, la Comisión Estatal de Arbitraje Médico del Estado de Hidalgo recibió un total de 334 asuntos, de éstos, 20 (6.06 por ciento) fueron asesorías; 192 (58.18 por ciento) orientaciones; 69 (20.9 por ciento) gestiones médicas; 10 (3.03 por ciento) quejas y 43 (13.03 por ciento) dictámenes médicos periciales, informó la comisión.

Noticias relacionadas

Back to top button