fbpx
GlobalNoticias

Turba asalta el Capitolio de EU


El templo de la democracia estadunidense vivió ayer un caos sin parangón en dos siglos cuando partidarios del presidente Donald Trump irrumpieron en una sesión del Congreso para certificar la victoria electoral de Joe Biden, provocando acusaciones de que el mandatario buscaba un “golpe”.

Momentos después de un mitin de Trump en las afueras de la Casa Blanca, en el que el presidente republicano llamó a revertir su derrota en las elecciones del 3 de noviembre, una turba enardecida rompió las barricadas en torno al Capitolio y entró en tropel, arrasando las oficinas y las solemnes instalaciones.

Una mujer murió en circunstancias poco claras después de recibir un disparo dentro del Capitolio y otras personas resultaron heridas, dijo la Policía, en tanto los legisladores fueron evacuados y recibieron instrucciones de ponerse máscaras antigás y tumbarse en el suelo, mientras la policía lanzaba gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

Un seguidor de Trump en jeans y una gorra de beisbol fue fotografiado apoyando una pierna en el escritorio de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, donde se halló una nota amenazadora, mientras multitudes subían a las gradas preparadas afuera para la investidura de Biden el 20 de enero, sosteniendo una pancarta en la que se leía: “Nosotros, el pueblo, pondremos a DC de rodillas/Tenemos el poder”.

Biden calificó la violencia de “insurrección” y exigió que Trump saliera inmediatamente en la televisión nacional para instar a sus seguidores a levantar la toma.

“Nuestra democracia está bajo un ataque sin precedentes”, dijo el presidente electo desde su base en Delaware.

“Esto no es disensión. Es desorden. Es caos. Bordea la sedición. Y debe terminar ahora”.

Poco después, Trump difundió un video en el que pidió a sus partidarios que se retiraran, pero mantuvo sus infundadas afirmaciones de fraude electoral.

“Entiendo su dolor (…) tuvimos una elección que nos fue robada. Pero tienen que volver a casa ahora”, dijo.

En una decisión poco común, las compañías de redes sociales restringieron o eliminaron el video del presidente, diciendo que podría alentar a la violencia, y bloquearon temporalmente al mandatario de sus plataformas.

Después de cuatro horas, las autoridades dijeron que habían retirado a los alborotadores del Capitolio, pero cientos de partidarios de Trump permanecieron afuera, desafiando el toque de queda impuesto en toda la ciudad por la alcaldesa Muriel Bowser desde las 18:00 horas.

 

Incitando a un golpe

Historiadores dijeron que era la primera vez que se tomaba el Capitolio desde 1814, cuando los británicos lo quemaron durante la guerra de 1812.

Durante más de dos siglos, la sesión conjunta del Congreso para ratificar formalmente al ganador de las elecciones había sido un trámite meramente formal, pero Trump instó a los miembros de su Partido Republicano a rechazar el resultado.

“El presidente de Estados Unidos está incitando a un golpe. No seremos intimidados. No seremos disuadidos”, tuiteó la congresista demócrata Karen Bass, que generó el respaldo de múltiples legisladores.

El expresidente George W. Bush denunció a sus correligionarios republicanos. “Así es como se

disputan los resultados electorales en una república bananera, no en nuestra república democrática”, dijo.

Los expresidentes demócratas Bill Clinton y Barack Obama también deploraron lo ocurrido, pero no se sorprendieron.

“La mecha fue encendida por Donald Trump y sus más ardientes allegados”, dijo Clinton.

Obama dijo que los disturbios en el Congreso fueron “incitados” por Trump, “que ha continuado mintiendo sin fundamentos sobre el resultado de una elección legítima”.

 

Espiral mortal

Tal como anunció Pelosi, el Congreso reanudó su sesión la misma noche del miércoles, demostrando que no se dejaría intimidar por la violencia.

No hay dudas de que Biden se convertirá en presidente, dado que los demócratas ya controlan la Cámara de Representantes. Pero más de 140 congresistas y una docena de senadores republicanos se han puesto del lado de Trump para contestar los resultados.

El líder republicano del Senado, el senador Mitch McConnell, estrechamente alineado con Trump durante toda su presidencia, denunció empero el cuestionamiento del mandatario.

“Los votantes, los tribunales y los estados han hablado. Si los invalidamos, se dañará a nuestra república para siempre”, dijo McConnell, quien perderá su posición de líder de la mayoría en el Senado.

 

 

AFP | Washington

 

Noticias relacionadas

Back to top button