fbpx
Global

Dejó arma química daño en Camboyanot


l rociamiento de Agente Naranja durante la Guerra de Vietnam fue sólo el comienzo de un largo camino lleno de muerte y enfermedades que llega hasta hoy.

El fenómeno cruzó las fronteras y llegó también a la vecina Camboya, un país del que todavía no existen datos fiables sobre esta herencia de los Estados Unidos.

Y mientras que en Vietnam hay varios centros dedicados a asistir a los afectados por esta sustancia química mortal, en Camboya hasta hace poco ni siquiera se hablaba públicamente de ello.

Los pueblos de Prey Ta Thoeung, Doun Ang y Kampot Tuk, en la provincia de Svay Rieng, están ubicados a lo largo de la frontera con Vietnam.

Al igual que otros miles de pueblos cerca de la frontera, durante la Guerra de Vietnam (1955-1975) fueron el blanco de bombas y de sustancias químicas estadunidenses debido a su ubicación geográfica.

El Agente Naranja es un defoliante, producto de dos herbicidas diferentes, el 2,4,5-T y el 2,4-T. Y si se le añade tetracloro-dibenzo-dioxina, una sustancia extremadamente tóxica, se convierte en un arma letal.

Fue utilizado por primera vez en 1950 por parte del ejército británico durante la Operación Trail Dust para sofocar las revueltas en Malasia.

Después llegó el turno de los estadunidenses, que de 1962 a 1972, en el marco de la Operación Ranch Hand en Vietnam del Sur, rociaron 75 millones de litros de esta sustancia.

En los 20 años de conflicto con los vietnamitas, los vietcongs, que jugaban en casa, fueron una piedra en el zapato para los Estados Unidos.

La solución por la que se decidieron fue erradicar su casa y dejar que el medio ambiente se deteriorase de una manera no demasiado descarada.

¿Cómo? Con la ayuda de 75 millones de litros de Agente Naranja. Sin vegetación, los viet-
congs no podían refugiarse y, por lo tanto, eran vulnerables.

Privarlos de escondites y llevarlos a la hambruna mediante la destrucción de los cultivos parecía un buen método para amansarlos sin atraer la atención de la prensa extranjera.

Una estrategia que afectaba, sobre todo, a los civiles. Lo mismo ocurrió con el territorio de Camboya, donde los vietcongs se proveían de todo tipo de suministros.

“Los estadunidenses -explica Em Chhoun, el anciano jefe de la aldea Prey Ta Thoeung- lanzaron una gran cantidad de bombas en esta zona. Luego pasaron a rociar un polvo químico de color amarillo que quemaba las hojas de los árboles en poco tiempo”.

“Todo el bambú desapareció. Los habitantes de la zona, incluida mi familia, fueron evacuados, pero algunas personas permanecieron expuestas a las sustancias que contaminaron el suelo”, recuerda.

“Aquí todos somos agricultores y granjeros, y con el tiempo nos dimos cuenta de que algo andaba mal. Desde entonces, algunos niños han tenido problemas en los brazos y las piernas, y otros se han vuelto mudos y ciegos”, el representante de los aldeanos en Prey.

Notimex I Camboya

Noticias relacionadas

Back to top button