fbpx
GlobalNoticias

Enfrentamientos de inconformes y policías, en varios puntos de Francia


decenas de miles de personas salieron a las calles ayer en toda Francia para protestar contra un controvertido proyecto de ley sobre seguridad, considerado como una mordaza por sus detractores, en una jornada empañada por choques entre manifestantes y policías en París.

Según cifras del Ministerio del Interior, un total de 130 mil personas se volcaron a las calles en todo el país, pero, de acuerdo con un conteo realizado por los organizadores de la denominada Marcha de las Libertades, fueron unos 500 mil.

La mayoría de las manifestaciones contra este texto, que restringiría el derecho de filmar a la policía, se desarrollaron en la calma, pero en París estallaron violentos enfrentamientos al caer la noche.

Grupos de manifestantes, vestidos de negro, prendieron fuego a la entrada del Banco de Francia y a un restaurante adyacente, volcaron e incendiaron varios vehículos, y lanzaron piedras y palos a la Policía, que respondió con gases lacrimógenos y cañones de agua.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, condenó “violencias inaceptables contra las fuerzas del orden”.

El ministro señaló que 37 policías resultaron heridos en los enfrentamientos, que se saldaron con al menos
46 detenciones.

“Es el pueblo de la libertad que marchó por toda Francia para decirle al gobierno que no quiere su ley de Seguridad global, que se niega a la vigilancia generalizada y a los aviones teledirigidos, que quiere poder filmar y retransmitir las intervenciones de las fuerzas de Policía”, dijeron los coordinadores en un comunicado.

Estos condenaron firmemente “los actos de violencia cometidos por un puñado de personas que intentan imponer su estrategia de contestación a cientos de miles de manifestantes pacíficos”, señalaron.

En el centro de las protestas figuran tres artículos del proyecto de Ley Seguridad Global, que recibió luz verde de la Asamblea Nacional y que enmarca la difusión de la imagen de la Policía, tomadas por ciudadanos con sus teléfonos móviles.

AFP | París

Noticias relacionadas

Back to top button