fbpx
HidalgoNoticias

El fervor a la Morenita los hizo olvidar la pandemia


Enfundados en cubrebocas, pachuqueños acudieron a La Villita a celebrar a la Virgen de Guadalupe; el recinto, como cada año desde principios del siglo XX, recibió feligreses que asistieron con devoción este sábado 12 de diciembre.

En esta ocasión, debido a la pandemia de Covid-19, distintas dependencias tuvieron que implementar un operativo para evitar aglomeraciones. Por un lado, la Policía municipal de Pachuca acordonó el atrio y personal de la Copriseh vigilaba que se cumplieran las medidas sanitarias.

El barbijo no calló los cantos de los religiosos, ya que poco después de las 8:00 horas inició la primera misa del día en honor a la Virgen. No faltaron las mandas, pues una mujer portando un estandarte con la imagen de María recorrió una parte de la iglesia de rodillas; a unos metros de distancia, arribaron al recinto dos niñas vestidas con ropas indígenas, acompañadas de su madre.

La capacidad máxima de La Villita fue limitada a 20 por ciento: solo 160 personas podían entrar, sin embargo, en la primera celebración del día la ocupación fue menor.

A los fieles que permanecían de pie en algún pasillo sin respetar las medidas de sana distancia, personal de la iglesia les pedía reubicarse en alguna de las bancas, las cuales solo permitían dos personas por cada una, pues se encontraban restringidas con cinta amarilla.

La ceremonia religiosa duró poco más de una hora y, al salir, algunos de los visitantes aprovecharon para tomarse la foto del recuerdo, otros para rezar en silencio, elevando una plegaria a la Morenita.

 

Irving Cruz

Pachuca

 

 

Noticias relacionadas

Back to top button