fbpx
GlobalNoticias

Economía y subversión en internet, en la mira del Partido Comunista cubano


El octavo congreso del Partido Comunista de Cuba, que marca la salida de Raúl Castro del poder, abordó ayer temas espinosos del país como la economía, que encara su peor momento en casi 30 años, y la subversión en internet.

Unos 300 delegados del partido provenientes de todo el país se reúnen en La Habana para este congreso histórico, que inició el viernes a puerta cerrada y se extenderá hasta mañana, con debates transmitidos en diferido por la televisión estatal.

Los delegados, que representan a 700 mil militantes, están divididos en tres comisiones de trabajo: una dedicada a la economía; otra, a actividades ideológicas, y la tercera a los dirigentes y el papel
del partido.

La primera de estas comisiones, dirigida por el primer ministro Manuel Marrero, debate las críticas planteadas el viernes por Raúl Castro en su último gran discurso como máximo dirigente del partido.

“La estructura productiva no logra satisfacer los niveles de demanda de la población. Este asunto no es solo una prioridad, sino que es una cuestión de seguridad nacional”, dijo.

Cuba vive una crisis de escasez de alimentos y otros productos de primera necesidad derivada del impacto de la pandemia del coronavirus y el reforzamiento del embargo de Estados Unidos, vigente desde 1962.

No obstante, Marrero destacó que, a pesar del complejo escenario, el país no se ha detenido en la búsqueda de soluciones a los actuales problemas, ni renunciado a los planes futuros.

Esta responsabilidad recaerá en manos del presidente Miguel Díaz-Canel, de 60 años, que reemplazó a Raúl en la presidencia en 2018, y será designado el lunes primer secretario del partido.

En su informe central, Castro llamó a desterrar las chapucerías y la improvisación, potenciar la productividad y la eficiencia de las empresas estatales, que representan el 85 por ciento de la economía.

AFP | La Habana

Noticias relacionadas

Back to top button