fbpx
CoronavirusMéxicoNoticias

Lanzan purificador para autobuses que desactiva 99.99% los virus y bacterias

Fue diseñado para desinfectar el aire y también las superficies como asientos y pasamanos


Para reducir los contagios de covid en los autobuses, la empresa mexicana Instapura lanzó un purificador de aire por medio de ozono que desactiva en 99.99 por ciento el SARS CoV-2, además de otros virus y bacterias.

Fue diseñado para desinfectar el aire y también las superficies como asientos y pasamanos, mientras circulan con pasajeros o vacíos en reposo.

“Está reduciendo en un 99.99 por ciento virus y bacterias, en la fase de desinfección destruye el SARS-CoV-2, que es de los menos resistentes a la acción germicida del ozono y todos los derivados del SARS los elimina. Tiene otra modalidad, cuando está siendo su viaje con gente se va desinfectando el ambiente, va reduciendo el riesgo de contagio”, señaló Eduardo Pérez de Caso, director general de Instapura.

El ingeniero destacó que las empresas de transporte de pasajeros y principalmente de transporte escolar, han manifestado mayor preocupación por la desinfección de su flota, ante una mayor actividad por el regreso a clases.

“Lo que queremos es llegar a solucionar una preocupación que tienen, que empiezan las clases y nos decían que los padres de familia están preocupados de cómo limpian las unidades y cómo pueden ellos garantizar que sus hijos no se van a contagiar en el trayecto”, menciono.

¿Cómo funciona el purificador de autobúses?

Pérez de Caso sostuvo que el purificador por ozono para transporte “Air Care go” funciona con base en las concentraciones permisibles en la Norma Oficial Mexicana NOM-020-SSA1-2014, para la salud ambiental.

“La dosificación que se está dando con gente dentro, se está teniendo una concentración entre 0.02 y 0.05 partes por millón, y eso no representa riesgo para la salud; la norma dice que una persona puede respirar hasta 0.07 ppm sin ningún efecto secundario”, señaló.

Eduardo Pérez explicó que el purificador tiene dos fases de trabajo; el ciclo 1, opera sin pasajeros y en 20 minutos logra desinfectar por completo el aire y las superficies del vehículo, ya que emite una mayor concentración de ozono; mientras que el ciclo 2, con una menor concentración de ozono apta para la exposición a humanos, reduce el riesgo de contagio, ya que elimina olores y destruye microorganismos, aunque en menor porcentaje, por lo que el uso del cubrebocas sigue siendo fundamental.

“Tiene dos programas de operación, uno que es la sanitización donde vamos a generar una cantidad de ozono alta y donde en el autobús no debe de haber gente, en cuestión de 15 a 20 minutos queda sanitizado el autobús, se abre la puerta, se ventila, se desaparece el ozono;  ya cuando hay gente, estará dosificando una concentración, la cual está dentro de la norma mexicana para que podamos estar en contacto con ella y respirando”, indicó.

Resaltó la eficacia de los desinfectantes de aire por ozono, por encima de los que funcionan por medio de luz ultravioleta, o incluso que los filtros HEPA, pues éstos últimos no desactivan los virus; mientras que el ozono sí los destruye y además del aire, desinfecta las superficies.

“Como es un gas más pesado que el aire, va a ir bajando y al tocar las superficies, desinfecta los asientos, por debajo de los asientos, los tubos, va a estar eliminando virus y bacterias, además de olores. Está reduciendo en un 99.99 por ciento virus y bacterias en la fase de desinfección, el SARS-CoV-2, lo destruye, es de los menos resistentes a la acción germicida del ozono y todos los derivados del SARS los elimina”, aseguró.

Este sistema de purificación de aire y desinfección de superficies, utiliza la tecnología de generación de ozono por efecto corona, es decir, toma aire del ambiente y lo convierte en ozono. Fue diseñado para instalarse en vehículos de transporte de pasajeros, carga, paquetería o escolar; opera con un voltaje de 12 a 24 volts y se conecta directamente en la instalación de los vehículos. Su costo oscila entre los 5 mil 500 y 6 mil pesos.

“Tiene un ventilador, entra por un lado el aire del ambiente, lo descompone la celda generadora de ozono, el oxígeno que viene en el aire lo descompone, lo convierte en ozono, lo expulsa por el otro lado, ese ozono va flotando, va cayendo, teniendo una vida de 15 a 20 minutos y todo lo que entre en contacto lo va a ir destruyendo”, finalizó.

 

Con información de Milenio

 

También te puede interesar: Se han ingresado 27 amparos para vacunar vs covid a menores en Hidalgo

Noticias relacionadas

Back to top button