fbpx
GlobalNoticias

Aglomeran bancos en busca de apoyos


Horas en pie, ansiedad y frustración. Muchos brasileños se agolpaban ayer en la puerta de bancos públicos para intentar obtener el subsidio que el gobierno está repartiendo a los más vulnerables, en medio de la paralización económica provocada por el nuevo coronavirus.

Entre los centenares de personas que hacían fila afuera de la Caixa Económica Federal en el barrio Rio Comprido, zona norte de Rio de Janeiro, estaba Alexandre Alves.

“Llegué a las dos de la mañana para ser uno de los primeros de la fila. Son casi las 10 y el banco aún no abre. Es increíble cómo nos está tratando el gobierno”, dijo a la AFP este albañil de 54 años, con el rostro cubierto por una máscara quirúrgica.

Sin respeto a la distancia mínima recomendada de un metro para evitar la propagación del virus, las filas se repetían en otros barrios de Rio de Janeiro, como Copacabana e Ipanema, y
en otras ciudades de Brasil.

El auxilio consiste en tres partidas mensuales de 600 reales (unos 111 USD al cambio actual) para desempleados, microempresarios o trabajadores informales con ingresos individuales o familiares bajos.

En el caso de jefas de hogar, el valor adjudicado puede llegar a mil 200 reales.

La Caixa Económica Federal, banco público que distribuye el beneficio, lleva adelante una campaña para que las personas se registren en línea y a través de aplicaciones de celular, pero afirma que aún así muchos continúan acudiendo al banco.

AFP I Río de Janeiro

Noticias relacionadas

Back to top button