fbpx
HidalgoMultimediaNoticiasVideos

Recaídas en consumo de alcohol aumentaron por pandemia

Esto, consideró, debido a que la contingencia sanitaria ha puesto a prueba el manejo de emociones.


Christian Ahued Hernández, director del Centro de Integración Juvenil Pachuca (CIJ), señaló que, a casi dos años de la pandemia de Covid-19, los casos de recaída en el consumo del alcohol —incluso entre quienes habían logrado abstinencia total— incrementaron 10 por ciento.

Esto, consideró, debido a que la contingencia sanitaria ha puesto a prueba el manejo de emociones.

“El alcohol fue como una salida ante la pandemia. Lamentablemente, vemos que la pandemia provocó ciertos fenómenos, como la recaída de personas que ya estaban en tratamiento, pues hubo mucho estrés y problemas familiares”, externó el funcionario.

Ahued Hernández señaló que el alcohol fue utilizado “como una salida”, lo que se vio reflejado en el número de atenciones brindadas por el organismo, cuyos usuarios consumen principalmente bebidas etílicas.

“Nueve de cada 10 de nuestros pacientes consumieron alcohol alguna vez en su vida, por lo tanto está por encima del tabaco y marihuana”, aseveró.

De enero a diciembre del año pasado, 672 personas recibieron atención al presentar problemas con el uso de alguna droga, detalló.

El funcionario destacó que el consumo de drogas está directamente relacionado con la salud mental, por lo que, ante la llegada de la pandemia, los factores que desencadenaron una recaída incluyen la falsa percepción de que a través del alcohol se pueden manejar mejor las emociones y el ambiente de tensión.

Asimismo, el psicólogo advirtió que cada vez es más frecuente el consumo de bebidas etílicas en etapas más tempranas. Hace 10 años, detalló, la edad de inicio para probarlas era de 14 y 15 años; sin embargo, ahora es entre 11 y 12.

Permisibilidad social, disponibilidad y accesibilidad a la sustancia, ya que podría estar presente en casa, así como baja percepción del riesgo, son otros factores que influyen en el inicio del consumo de este tipo de sustancias, dijo.

Añadió que también hay otros elementos que pueden llevar a una persona a usar bebidas alcohólicas, como violencia familiar, baja autoestima y carencia de competencias socioemocionales.

El especialista indicó que la ingesta de alcohol, como de otras drogas, comienza como una experimentación —que podría derivar en uso cotidiano y problemático, así como abuso, dependencia y enfermedad— y, en el caso de los adolescentes, multiplica los riesgos asociados al consumo, ya que su cerebro no ha terminado de madurar; además, los accidentes automovilísticos están asociados a las bebidas embriagantes.

“Si los jóvenes están viviendo situaciones de desintegración familiar, problemas de autoestima y de comunicación, ausencia de vínculos afectivos que estén generando cierta confusión en ellos dentro de su entorno familiar u otros entornos propios de su edad, tenemos factores de riesgo”, explicó.

ATENCIÓN VIRTUAL

A fin de rescatar a las personas de su recaída durante la pandemia, el CIJ Pachuca brindó atención virtual, señaló Ahued Hernández

En 2021, el organismo llevó a cabo 115 mil 587 atenciones, incluidos profesores y adolescentes, en temas como manejo de emociones y consumo de drogas

De ellas, más de 7 mil fueron acciones de tratamiento, incluyendo 672 consumidores de sustancias y 541 con problemas de salud mental, como depresión y ansiedad, así como 693 familiares de pacientes

Yuvenil Torres I Pachuca

También te puede interesar “Solo me sentía libre si tomaba”

Noticias relacionadas

Back to top button