fbpx
La CopaOtros deportes

Un US Open enrarecido

El Abierto de Estados Unidos inicia en un ambiente sin precedente, en una “burbuja” en Nueva York para evitar contagios del nuevo coronavirus.

Sin público en las gradas, sin sus dos campeones de singles, Bianca Andreescu y Rafael Nadal, y en un ambiente de protestas raciales a las que se han unido jugadoras como Naomi Osaka, monarca en 2018, este Gran Slam se erige como el segundo del año, pero el primero desde que la pandemia frenó a todos los deportes.

Además, se perfiló una división entre la élite tenística por la propuesta de crear una asociación de jugadores que encabece el actual número uno del mundo, Novak Djokovic, y a la que se han manifestado en contra Roger Federer y Rafa Nadal, quienes, entre ambos, suman 39 títulos de “Grandes”.

“Entiendo el razonamiento de no ir a jugar el US Open (de varias figuras), (pero) creo que hay más ganas de ver tenis que de otra cosa.

“Creo que no va a influir (las ausencias) en los ratings y habrá una respuesta buena por parte de los aficionados para ver los juegos por televisión”, reflexionó Raúl Zurutuza, director del Abierto Mexicano de Tenis.

Los casos positivos por Covid-19 en la élite tenística en el Adria Tour, torneos de exhibición organizados por Novak Djokovic, hicieron estragos en el ánimo, pues, rumbo a reanudarse el circuito ATP, el tenis enfrentó la realidad de los posibles contagios en un certamen.

“Simplemente, le puso más miedo a los jugadores. Dimitrov lo ha dicho públicamente, que le pegó muy fuerte y no se ha sentido del todo bien. No se ha recuperado al 100 por ciento. La consecuencia fue levantar todavía más los protocolos en la ATP”, indicó Zurutuza.

Djokovic es el favorito del US Open tras ganar el sábado el Masters 1000 de Cincinnati. En el cuadro femenil, las posibilidades están más abiertas por tantas bajas. Karolina Pliskova, cabeza de la siembra, podría llegar fácil a tercera ronda.

 

Yarek Gayosso y Sineli Santos I Agencia Reforma

 

 

 

Noticias relacionadas

Back to top button