fbpx
Futbol NacionalLa Copa

Un clásico con bajas


 

América y Pumas ya tienen varios soldados caídos, y eso que aún no empieza la guerra.

Los campamentos de ambos equipos han sido territorio minado, entre lesiones, convocatorias a Selección y contagios de Covid-19.

Así llegan a su enfrentamiento de esta noche en el Estadio Azteca, con un once irreconocible ante tantas bajas.

Este clásico capitalino prometía una batalla entre los porteros mundialistas Guillermo Ochoa y Alfredo Talavera, de los centrales Sebastián Cáceres y Emanuel Aguilera contra el atacante Carlos González, o bien entre el zaguero Nicolás Freire y los explosivos delanteros azulcremas. Ninguno pasará lista.

Todo el pelotón defensivo del América está fuera: Ochoa, Paul Aguilar, Cáceres, Aguilera y Jorge Sánchez, los cuatro primeros por lesión y el último por llamado a selección mexicana. Hace rato que su central más destacado Bruno Valdez quedó fuera de la contienda.

La guerra se inclinaba hacia los Pumas, pero el caprichoso destino igualó las condiciones.

El Club Universidad anunció ayer las bajas de dos futbolistas por Covid-19, uno de ellos Carlos González y el otro, presumiblemente, Nicolás Freire.

No es el único frente donde sufren los Pumas, ya que el volante Favio Álvarez cumple su partido de suspensión.

Paradójicamente, la lesión de Ochoa obligó al Tricolor a llevarse a Amsterdam desde el pasado jueves al puma Talavera, quien se perfila como titular ante Holanda.

La única buena noticia para los capitalinos es que se avecina la paz en sus campamentos. La fecha FIFA les dará dos semanas de alivio, para que recuperen a la mayor parte del batallón.

Por lo pronto, en el Azteca habrá que ver si, pese a las múltiples bajas, el futbol de América y Pumas detona y se aferran a los puestos que otorgan el pase directo a la liguilla. Si hay vencedor, estará muy cerca.

 

Édgar Contreras I Agencia Reforma

 

 

Noticias relacionadas

Back to top button