fbpx
La CopaTuzos

La Ultra Tuza, el modo de vida de una aficionada

Ivonne lleva 23 años como integrante del grupo de animación de los Tuzos del Pachuca


Ivonne Ventura García celebró 23 años de pasión y aguante en la tribuna. La aficionada indicó que durante estas más de dos décadas ha coleccionado más anécdotas positivas que negativas, como miembro de la barra Ultra Tuza.

Recordó que su incorporación al grupo de animación se dio tres años después de haberse formado el proyecto, quedando primero impresionada y luego, fascinada por la nueva forma de alentar al equipo.

“Ya son muchos años de la barra. Yo en la barra llevó 23 años; yo llegué ahí sin saber qué era, nada más veía un grupo de chavos que gritaban y animaban”, mencionó

Ivonne incluso dijo que desconocía, en un principio, cómo era el proceso para formar parte del grupo, hasta que le notificaron que había que credencializarse para obtener el beneficio del boleto a mitad de precio, que ya no está vigente. Así estuvo durante dos temporadas.

“Era algo muy diferente; alentando, gritando y echándole porras. Éramos un grupo muy unido que dejábamos”, recordó Ventura García, quien primero estuvo acompañada en la grada por su papá, que después le dio la confianza para asistir sola al estadio y también para los encuentros como visitante.

En ese sentido, señaló que ha viajado a la mayoría de escenarios de primera división, a excepción del nuevo estadio Kraken, en Mazatlán; el Caliente, en Tijuana, y el Olímpico Benito Juárez, en Ciudad Juárez.

“Conozco la mayoría, incluso algunos de la Liga de Expansión; solo falta los de norte”, indicó.

Asimismo, ha traspasado fronteras siguiendo al equipo, como en marzo de 2010, cuando asistió a la casa del Comunicaciones, el Cementos Progreso, para la ida de los cuartos de final de aquella temporada, en la Concachampions.

“Nos aventuramos esa vez 15 personas, no teníamos ni pasaporte, pasar de Tuxtla a Guatemala fue complicado; esa fue de las aventuras más padres”, mencionó la aficionada, al tiempo de recordar: “Éramos muy chavos y no llevábamos mucho dinero, luego allá llegando era de buscar para los boletos”.

Recordó que Miguel Calero los apoyó en esta aventura, dándoles el recurso para que pudieran comer.

Otra de las experiencias que mayor recuerda se dio en la final del Clausura 2016, pues de último momento se decidió ir a Monterrey para la vuelta, por lo que tuvo que desembolsar una cifra considerable por un acceso, que al final resultó para un punto exclusivo en el estadio BBVA.

“El boleto que me había vendido en la reventa fue precisamente en la zona de la familia de los jugadores; festejar con todos ellos ese título es una experiencia que no voy a olvidar”, abundó.

Finalmente, consideró que, lejos de la violencia con la que la mayoría de las personas vincula a los grupos de animación, indicó que en la Ultra Tuza encontró una conexión especial con otros miembros, apoyándose, incluso, en aspectos más personales.

“Siempre digo que son mis hermanos, es mi familia; si bien hemos estado en las buenas y en las malas con el equipo, pero también fuera de; se ha dado una amistad muy padre, siempre nos hemos acompañado. La barra es mi segunda familia”, cerró.

Alejandro Velázquez I Pachuca

También te puede interesar Cumple Barra Ultra Tuza 26 años de existencia

Noticias relacionadas

Back to top button