fbpx
La CopaLucha Libre

Tiene al Hijo del Santo en la mira


El Hijo del Solitario no le saca la vuelta, al contrario, quiere, ya una lucha de apuestas con el Hijo del Santo.

La Maldad de la Lucha Libre, como también se hace llamar, estará mañana en la Arena José Sulaimán al lado de Doctor Wagner Jr. para enfrentar al plateado y Máscara Sagrada Jr.

“El que quiere jugarse la máscara con el Santo soy yo. Piensan que una leyenda nunca va a perder la máscara, pero hablé con él y le dije que a mí me ha ido muy bien, que no me voy a vender, el Solitario no se vende por nada.

“No soy millonario, pero tampoco me ha ido tan mal, no tengo necesidad y como mi padre tampoco la perdió (la máscara), el perderla yo sería una humillación muy grande para mi familia, para mi padre”, aseguró el luchador, quien tiene 30 años como profesional.

Sin querer decir a qué se refería sobre a que no vende su máscara, afirmó que si se llega a dar el mano a mano con el plateado, tiene gran ventaja.

“Le dije al Santo, conmigo no hay trato de nada, de que te voy a chingar, te voy a chingar, porque soy un luchador de 100 kilos de peso y con 10 años menos que él y que quiere consagrarse con quedarse con la máscara más preciada de la lucha libre mexicana.

“Estoy dispuesto a la lucha, con que salga un promotor que se aviente el tiro y encantado de la vida”, comentó el hijo del enmascarado de oro.

Si bien, en duelos de apuestas el plateado lleva ventaja, dijo que suma triunfos importantes en su carrera, como la tapa del Fantasma de la Quebrada, Talismán Jr. y las cabelleras de Javier Cruz, Zumbido, Misterioso, entre otros.

“Hoy me juego la máscara con gente importante, no con cualquier tipo, no con cualquier luchador, porque la gente sabe que voy a ganar, no me gusta engañar a mi público, insisto, no me vendo, no soy de esa ideología”, externó el enmascarado.

“Le tiro a Tinieblas, Blue Demon Jr., el Santo, al Rayo de Jalisco Jr., a máscaras pesadas, de leyenda”.

El Solitario aseguró que Monterrey es su plaza preferida por el pasado que tiene su padre en la Ciudad, donde era un ídolo, a pesar de nacer en Tlaquepaque, Jalisco.

“Es un lugar muy especial para mí, porque ahí ganó una máscara mi papá en las últimas batallas que tuvo y la gente de Monterrey es la mejor afición que he conocido en la República Mexicana”, comentó el luchador.

Adolfo González I Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button