fbpx
La CopaRusia 2018

Luis Suárez, garra en su máxima expresión


Si Luis Suárez no fuera uruguayo, no tendría tantos defensores. El delantero del Barcelona es una buena representación de lo que significa la garra charrúa, pues siempre juega al límite de la legalidad y con la consigna de ser una molestia constante para la defensa contraria. Dos momentos mundialistas lo definen. El primero, en 2010, cuando Ghana enfrentó a Uruguay. El partido terminó 1-1 en su tiempo regular. En los últimos instantes de tiempo extra, el equipo africano estuvo a punto de anotar, pero El Pistolero metió la mano para evitar el gol, por lo que se fue expulsado y con su equipo al borde de la eliminación; sin embargo Asamoah Gyan falló el penal y Suárez festejó su infracción como una victoria. Posteriormente, los sudamericanos se meterían a semifinales gracias a los penales.

En 2014, Uruguay se enfrentó a Italia en fase de grupos y en una jugada en la que ni siquiera disputaban el balón, Suárez mordió en el hombro a Giorgio Chiellini, creando una imagen que dio la vuelta al mundo. Aunque no fue expulsado, el jugador recibió una sanción de 4 meses y puso en riesgo su fichaje por el Barcelona.

Noticias relacionadas

Back to top button