fbpx
La CopaOtros deportes

Sofía Kenin, nueva reina de Australia


La estadunidense Sofía Kenin logró, a sus 21 años, su primer título de Grand Slam al derrotar en la final a la española Garbiñe Muguruza en tres sets, 4-6, 6-2 y 6-2, que buscaba en Melbourne su tercer grande.

La norteamericana de origen ruso, que comenzó el torneo como decimoquinta jugadora del mundo, nunca había superado los octavos de final de un Grand Slam (Roland Garros, en 2019), pero se mostró superior a una irregular Muguruza, que buscaba su tercer torneo de envergadura tras haber conquistado Roland Garros (2016) y Wimbledon (2017).

“Oficialmente, mi sueño se ha hecho realidad. Si tienen sueños, vayan a por ellos. ¡Pueden alcanzarse!”, declaró Kenin al recibir el trofeo.

La final fue un reflejo de lo que es Garbiñe Muguruza como tenista, alternando momentos de gran tenis (35 winners por 28 de la rival) y otros de desconexión (con 45 errores no forzados, 23 para Kenin, y 8 dobles faltas), frente a una rival que se fue agrandando conforme avanzaba el partido, tanto físicamente como en nivel de juego.

“Felicidades, Sofía. Has hecho un gran torneo y estoy segura que jugarás muchas finales”, le dedicó Muguruza, de 26 años, a su rival.

Todo comenzó bien para la española nacida en Caracas, que rompió el saque de la estadunidense en el tercer juego del enfrentamiento y confirmó con su servicio para ponerse 3-1 a favor.

Kenin, quien peleaba todas la bolas como si cada una de ellas fuera la del título, igualó el encuentro 4-4, pero Muguruza reaccionó y sumó dos juegos seguidos para cerrar el primer set por 6-3 en 52 minutos de partido.

El buen ritmo de la española en la primera manga dio paso a una de sus famosas desconexiones, dejando que Kenin le rompiera por primera vez el servicio en el cuarto periodo del segundo set, que acabó apuntándose 6-2, aprovechándose de la debilidad de Garbiñe con su primer servicio.

Muguruza mejoró en el tercer set, pero por entonces la estadunidense se había crecido tanto que veía muy cerca la posibilidad de sumar su primer título de Grand Slam.

Decisivo fue el quinto juego, en el que la hispana tiró tres bolas de break para ponerse 3-2 a su favor, pero Kenin remontó para mantener su servicio y rompérselo a la española en el siguiente para ponerse 4-2.

Todo estaba en contra para la Garbiñe, quien no solo no reaccionó, sino que acabó el partido con una doble falta, la séptima del encuentro, en una muestra más de la irregularidad que caracteriza a la exnúmero 1 del ranking, que a partir del lunes ascenderá al puesto 16 de la WTA.

Un mal menor para la española, que jugaba su primer Grand Slam sin ser cabeza de serie desde 2014, después de sumar resultados negativos en los últimos 18 meses.

Kenin, por su parte, logró la victoria con 21 años y 80 días, 22 días más joven que la japonesa Naomi Osaka cuando se impuso en Melbourne el año pasado.

“Las últimas dos semanas han sido las mejores de mi vida”, dijo la estadunidense en su discurso, mientras su padre, que abandonó la Unión Soviética en 1987 para dar un futuro mejor a su familia, la grababa con su teléfono móvil.

“Los amo desde lo más profundo de mi corazón, gracias por todo”, dijo al público.

Kenin es la campeona más joven del Abierto de Australia desde que Maria Sharapova, su ídolo de infancia, ganó el título con 20 años en 2008.

AFP I Melbourne

Noticias relacionadas

Back to top button