fbpx
La CopaLucha Libre

Se cumplen 105 años del natalicio de El Santo

En Tulancingo


Fue un 23 de septiembre, pero de 1917, cuando Tulancingo vio nacer a Rodolfo Guzmán Huerta, quien años más tarde cobraría fama nacional e internacional dentro de la lucha libre, como El Santo.

Cuando se interesó en las peleas tomó clases de Jiu-jitsu y luego de lucha grecorromana, pero fue hasta 1934 cuando entrenaba con sus hermanos en el Casino de la Policía de la Ciudad de México.

El gladiador hidalguense comenzó su carrera como luchador con el nombre de Rudy Guzmán, y después de probar otros nombres, como El Hombre Rojo y El Murciélago Enmascarado II, hasta que el 26 de abril de 1942 adoptó el nombre de El Santo, propuesto por su entrenador Jesús Lomeli.

El Enmascarado de Plata protagonizó 37 luchas de apuestas, con 18 máscaras a su favor y 19 cabelleras cortadas.

A finales de los años 50, El Santo comenzó a actuar en películas, filmando un total de 52 largometrajes, que además de famoso lo volvieron un icono de la cultura popular mexicana.

El 5 de febrero de 1984, El Santo murió de un infarto después de una actuación en el Teatro Blanquita, donde realizan actos de escapismo.

Para su velorio y la última despedida Rodolfo Guzmán usó su máscara y fue enterrado con ella puesta, miles de fanáticos asistieron al panteón Mausoleos del Ángel para decirle adiós a la leyenda del ring.

Le sobreviven cinco hijos entre ellos quien continúa su legado conocido como El Hijo del Santo, además de El Solitario, Héctor Rodolfo, Blanca Lilia y Silvia Yolanda.

En su ciudad natal prevalece su legado, ya que, 2009, abrió sus puertas el Museo de El Santo, donde se exhiben más de 200 piezas, entre las que se encuentran objetos personales en las cuales se cuentan fragmentos de su vida.

Alejandro Velázquez I Pachuca

Noticias relacionadas

Back to top button