fbpx
Columnas deportivasLa Copa

Rebelión fallida


Me contaron que días antes de la Asamblea de Socios del Club Universidad, un par de personajes que siempre han estado en contra de Rodrigo Ares de Parga, se dio a la tarea de echar llamadas a varios socios con la idea de pedirles que hicieran fuerza para cuestionar la continuidad del directivo al frente de Pumas.

Pero dicen que Pedro Strassburger y que otro personaje de apellido Rodríguez se llevaron tremendo chasco cuando escucharon que la mayoría de los socios a quienes localizaron estaba contentos con la chamba de Ares, pues independientemente de los resultados del primer equipo, ha llevado la administración del club de manera sana y transparente.

Es más, algunos comentaron que había que ver el saqueo que se realizó en la pasada administración, donde los sueldos de los directivos dejaron en números rojos al equipo.

Por eso, el día de la Asamblea, los que buscaban armar la revolución ni se aparecieron allá en Universum, es más, ni ruido hicieron porque sabían que no iban a encontrar quórum…

 

PACTOS E IMPACTOS

Dicen los que saben que para la reunión del Comité de Desarrollo con los representantes de la Asociación de Futbolistas en la  de hoy será más de intercambiar puntos de vista que de tomar decisiones.

“Mañana (hoy) veremos. Lo que supe y hablé es que estamos firmes en lo nuestro. Hay que negociar. Eso es lo que queremos, llegar a un acuerdo”, me reveló uno de tantos futbolistas que están al pendiente de que se desaparezca el Pacto de Caballeros a riesgo de que no haya Jornada 17.

Sin embargo, parece que algunos directivos tienen claro hoy en Toluca ocurrirá poco.

“No pasará nada. No son tontos. Saben que, si paran, ellos se ven afectados. Los que lo están haciendo son los que ya están consolidados y cerca del retiro, que tienen mucho dinero, pero pregúntale a muchos que van comenzando, a ver si les conviene…”

Vamos a ver.

 

ÁRBITROS BARBEROS

Las acusaciones de los favoritismos en la Comisión de Árbitros son cuento de nunca acabar.

A pesar de que se decía que con Arturo Brizio el arbitraje mexicano retomaría la brillantez de antaño, el reciente conflicto con el silbante Adalid Maganda, quien acusó de racismo al titular de la comisión y a sus más cercanos colaboradores, no ha hecho más que opacar el trabajo del dirigente.

Ya que se les fue a la yugular, Maganda no ha dudado en decir, palabras más, palabras menos, que el propio presidente del organismo, así como sus asesores Jorge Gasso y Julio Escobar, realizan las designaciones no con base en las aptitudes arbitrales sino con “criterios” afectivos y que hay varios silbantes por quienes hasta van al aeropuerto o les invitan una buena comilona.

Más allá de que las acusaciones tengan que comprobarse, lo cierto es que no hay torneo en que no haya un escándalo arbitral en el que alguien denuncie que no se premia a los más capaces y sí a los más barberos.

 

San Cadilla

Noticias relacionadas

Back to top button