fbpx
La CopaLucha Libre

Quiere Santi la máscara de Centinela


Santi Hernández, joven luchador pachuqueño, tendrá otro importante compromiso en puerta este fin de semana, pues llevará al límite su rivalidad con Centinela, en lucha de apuesta de cabellera contra máscara, en la arena Azteca.

Luego de intensos combates, ambos decidieron poner punto final y jugarse el orgullo, siendo el capítulo más intenso la semana pasada, cuando ambos se batieron en un mano a mano, en súper libre, cuyo resultado fue el tercer triunfo en fila de Centinela sobre El Tigre.

“Al final me escupió en la cara y yo terminé fauleándolo, pero me descalificaron. Yo tenía entendido que una súper libre era sin reglas, pero ese fue el criterio del réferi. Al final de cuentas, la buena es esta que viene”, comentó.

En ese sentido, confía en su trabajo y preparación en estos días para romper el paso triunfal de su rival, ya que esa marca se mezcla con la tendencia negativa que tiene Santi Hernández en luchas de apuestas, ya que ha perdido dos de tres compromisos: la máscara con Blazer y la caballera con Lunático.

“Las estadísticas pasan a segundo plano, lo que debe de contar es el desenvolvimiento en el ring, ver quién tiene más colmillo y condición. Les aseguro que esa máscara va ser mía”, comentó el gladiador, quien reconoció que el compromiso no será fácil, ya que, luego de trabajar como pareja, ambos conocen sus fortalezas y debilidades, por lo que, dijo, capitalizar los errores del Centinela será la clave para el triunfo.

“El hecho de que no hayamos peleado no quiere decir que renazca que tiene mucho conocimiento y mucho colmillo; sé que actualmente es uno de los luchadores más peligrosos, tiene más peso que yo, tal vez más cara que yo, pero estoy confiado en que se va a equivocar”, abundó.

Irónicamente, la única vez que Santi salió con el puño en alto en una lucha de apuestas fue en compañía de Centinela, con quien obtuvo las cabelleras de Orion y Murdock, en batalla que se desarrolló el diciembre pasado.

No obstante, sus caminos se separaron seis meses después, y el divorcio definitivo se dio cuando ambos retornaron a la arena Azteca, con la Liga de Lucha Libre Clásica.

“La gente no me agarró como rudo y optaron por volverme técnico, dejaron de abuchearme y empezaron a aplaudirme. Yo me debo a la gente y si me pedían de técnico no había otra. Centinela no lo tomó bien; cree que me volví suave, un poco menos rudo”, abundó.

Con este combate, Santi Hernández también adelantó que será el fin de los Xiliados, facción en la que también forman parte X-Boy, Geeonil y Cato el Castigador, grupo que, aseguró, cumplió su cometido en la lucha libre.

Alejandro Velázquez I Pachuca

Noticias relacionadas

Back to top button