fbpx
Deportes HidalgoLa Copa

Pule hidalguense Iván Bautista a clavadistas nacionales


Iván Bautista tiene una facilidad inmensa para pulir el talento de los clavadistas mexicanos, y quizá se deba a su hobbie oculto: la carpintería.

El entrenador ha fraguado a los clavadistas más ganadores de la última década.

Gabriela Agúndez busca sus primeros Juegos Olímpicos; mientras Paola Espinosa veía en Tokio 2020 el final de su carrera deportiva, los medallistas olímpicos Iván García y Germán Sánchez alcanzaron la madures deportiva a la par de construir una familia; convirtió a Alejandra Orozco en la medallista olímpica de clavados más joven de la historia, con 15 años, a Kevin Berlín lo adoptó el año pasado para iniciarlo en las grandes citas y bautizarlo como doble campeón panamericano.

A todos los pule de la misma manera que talla las piezas de carpintería, un oficio que aprendió de su abuelo y que revela, es un oficio que apasiona al igual que ser entrenador de clavados.

“Si no haces un buen corte en la madera, si le quitas de más ya no terminas de pulirla y termina en un mal mueble, con un ser humano es algo parecido, se pulen hábitos físicos y actitudes para aguantar las horas de entrenamiento y hacerlo de calidad”, reveló Bautista en entrevista con Grupo Reforma vía telefónica desde Guadalajara.

El entrenador, que nunca fue clavadista, no esconde su modestia.

“Sí, soy buena persona, soy de buena madera”.

Usted motiva a sus clavadistas, ¿quién lo motiva a usted?
Ellos me motivan. Tienes que tener una pasión, ilusión y amor por algo, eso, más el talento, estamos vinculados, la motivación es recíproca. Mi misión de vida es lograr medallas olímpicas para México.
Yo no fui clavadista, tuve la fortuna de entrenar un año, era parte de mi servicio y puro trancazo, con esa carencia he tenido ambición de aprender todos los días y aprender de los atletas.

¿Cómo recuerda su primer clavado?

Lo recuerdo con un espaldarazo en el trampolín, tanto los niños como los atletas olímpicos hacen maravillas. Con ese recuerdo que tengo de hace 25 años respeto a los clavadistas. Ese clavado lo hice en 1 metro en la Clínica 23 del Seguro Social con Jorge Rueda, entrenador de Fernando Platas (medallista olímpico), cuando estaba en la Escuela Superior de Educación Física.

¿Qué lee?

Me gustan los poemas, sobre el entrenamiento deportivo, Mis aficiones como la carpintería.

¿De dónde viene la carpintería?

De mi abuelo, los años de la Primaria me enseñó y en Secundaria tuve la oportunidad de llevar carpintería. Acabo de terminar un mueble estos días. Hice una mesita y unos estuches de maquillaje para mi esposa y mi hija. Son actividades que me mantienen relajado.

¿Cuál fue la primera figura o mueble que fabricó?

Un corazón y un rostro de Cristo.

¿Cómo imagina los Juegos Olímpicos de Tokio para el próximo año tras la postergación por la pandemia?

Estamos en una situación que nos lleva a la reflexión, pero hay que tener criterio para afrontar la situación, no debemos estancarnos en la desesperación o el miedo. Los clavadistas conviven con el miedo y nos enseña a convivir con esas circunstancias. Lo veo como una gran oportunidad, creo que Tokio serán los mejores Juegos de la historia y me motiva para estar ahí.

¿En qué se parece la carpintería y los clavados?

En la construcción. Como se pule al arte se pule a los clavadistas.

Yarek Gayosso I Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button