fbpx
JO TokioLa Copa

Opta Paola Morán por la velocidad


 

El tiempo es relativo. Cincuenta segundos pueden ser mucho para alguien o solo un suspiro para otros.

A la velocista Paola Morán le alcanza para disfrutar como ninguna y para demostrar que no se equivocó al elegir lo que la hacía más feliz: correr.

“Un factor que hace algunos años me hacía dudar era esa mentalidad que a veces se tiene de que ‘los mexicanos no van a sobresalir en pruebas de velocidad’. A mí me decían: ‘mejor cámbiate a una prueba de fondo, en la velocidad no vas a poder llegar’. Esa es una mentalidad que se tiene que me gustaría cambiar”, afirmó.

La jalisciense, de 24 años, asistirá a sus primeros Juegos Olímpicos en Tokio 2020, en la prueba de los 400 metros planos.  Paola ingresó al atletismo desde los 10 años y comenta por qué se decantó por la adrenalina y no por la distancia.

“No me gustaban esas pruebas, no las disfrutaba, incluso desde que llegué me intentaron convencer que cambiaran porque tenía físico para fondo, pero yo sabía que era algo que no iba a disfrutar, así que desde siempre dije que quería hacer velocidad porque es lo que me gusta. No era la mejor, pero sabía que si me preparaba iba a poder llegar a unos Juegos Olímpicos.

“(Los 400) es una prueba con una duración de alrededor de 50 segundos en la que tienes que dar todo, no es una prueba que te da mucho tiempo para pensar. Simplemente es una prueba en la que tienes que llevar tu cuerpo al límite en esos pocos segundos para dar todo lo que tienes”, mencionó.

A sus escasos siete años, Paola vibró con el mayor momento de gloria deportiva en su prueba, cuando Ana Guevara logró la plata en Atenas 2004. “Desde chiquita me encantaba ver el atletismo, los clavados, la gimnasia; siempre me encantaron los deportes y los veía con mucha ilusión. Nunca pensé que un día yo fuera a estar ahí, me acuerdo perfecto de la carrera de Ana Guevara donde ganó la plata, la vi en la escuela y me acuerdo como todo mundo se emocionó con ese momento de mucha alegría para México”, reveló.

A esa niña, Paola le diría que no se rinda, que no tenga miedo de soñar en grande y que no se ponga límites. “Tengo la meta de mejorar mi marca (51”02), hacer alrededor de los 50 segundos, eso sería algo muy positivo que me puede permitir incluso llegar a una final si corro en ese tiempo. En uno o dos años más, quiero romper la barrera de los 50 segundos”, destacó.

 

 

Citlalli Medina I Agencia Reforma

 

Noticias relacionadas

Back to top button