fbpx
Futbol NacionalLa Copa

Madres y futbolistas


En todos los equipos de la Liga MX hay historias de sacrificio, amor por el futbol, desprendimiento y madurez, y entre ellas existe quien renuncia a sus horas como madre para ir tras un balón.

Melanie Hernández, de 21 años, encontró en el balompié la manera de mostrarle a su hija Allison que siempre debe ser fuerte y valiente para afrontar los desafíos de la vida.

Llegó a Pumas el último día que se hicieron pruebas para la primera temporada de la liga, su padre la convenció de no echar por la borda el talento que había demostrado desde los siete años.

Unos meses antes de que arrancara la primera campaña acababa de dar a luz a su hija Alisson, por lo que había tenido que abandonar sus estudios en la preparatoria, pues era madre soltera.

Los padres de Melanie la animaron y a pesar de estar molestos por su maternidad temprana, se ofrecieron a cuidar a la pequeña para que la mediocampista pudiera cumplir el sueño de jugar en una liga profesional.

Alisson no se pierde un partido de su mamá y al final siempre corre para darle un abrazo, sin importar cuál haya sido el marcador.

Pamela Gutiérrez también pasó por las filas del Club Universidad, era nutrióloga en su natal Aguascalientes y cuando vio la opción de jugar con Pumas no lo dudó, aunque para ello tuvo que dejar a su hijo Gianny, de siete años de edad, al lado de su exesposo, quien consideró que el niño debería vivir con él, en un lugar más estable y sin carencias.

Duró seis meses con las auriazules, trabajando por las tardes para pagar una habitación cercana a la Cantera.

También jugó con Toluca, con una ligera mejora salarial, quizá ahora que se abrieron más cupos para jugadoras mayores pueda tener una oportunidad más a sus 31 años de edad.

 

Alejandra Benítez I Agencia Reforma

Noticias relacionadas

Back to top button