fbpx
Columnas deportivasLa Copa

La aventura de Pablito


Pablo Israel Hernández Luna ya se estaba poniendo guapo, quizá hasta pasando el peine y comprándose una nueva fragancia por la buena noticia que recibió el viernes 5 de abril a eso de las 5 de la tarde y que lo puso muy, muuuy de buenas.

Seguramente ya se están preguntando “¿y ese fulano quién es?”.

Bueno, les hablo ni más ni menos que de uno de los gallos, de las cartas fuertes, en la Comisión de Árbitros presidida por don Arturo Brizio Carter.

El señor Hernández Luna es un asistente al que le han dado toda la confianza y el impulso, tanto que junto al cantante Fernando Guerrero representará al arbitraje de México en el Mundial Sub 20, el próximo mes, allá en las lejanas tierras de Polonia.

Pero como a mí no se me va una, les voy a platicar todo lo que pasó después de que aquel viernes 5 de abril, don Pablo Israel fuera designado como uno de los asistentes para la final de Copa MX entre Juárez y el América, suceso que incluso provocó que los encargados de la Copa MX lo anunciaran con comunicado y toda la cosa.

Empecemos por lo obvio, que fue lo que todos vimos al siguiente miércoles allá en el Estadio de los Bravos: en la cuarteta arbitral quien apareció pegado a la banda fue Michel Alejandro Morales.

¿Y Pablito?
Pues no, no se lesionó de último minuto ni tampoco le dio una diarrea marca llorarás que le impidiera asistir al partido, (bueno, a alguien sí que le dio diarrea en la Comisión de Árbitros por los corajes que les hizo pasar), pero la neta del planeta es que apenas unas horas después de su convocatoria a la Final de Copa MX, Hernández salió como árbitro asistente del Puebla vs. Monarcas, y ahí cavó su tumba.

Y es que Brizio aún no se reponía de los dardos por el polémico desempeño del VAR en el Xolos vs. América que dejo al descubierto un conflicto de intereses, cuando a Pablo Israel Hernández Luna se le ocurrió marcar en el juego entre la Franja y Morelia un fuera de lugar cuando el ofensivo arrancó de su propia mitad de cancha.

Poooor supuesto que los narradores del partido me lo atendieron bien y sabroso, evidenciando aún más que, o los señores colegiados no se saben las reglas, o de plano son más malos que el queso de puerco sin refrigerar.

Así que ya se imaginarán el coraje que hicieron algunos en la Comisión de Árbitros.

De inmediato me bajaron a Pablo Israel de la final y subieron a Michel Morales.

Así, impulsivos y toda la cosa, dejando al descubierto que en el organismo la cosa está que arde y la pagarán todos aquellos que alimenten más la de por sí mala imagen que tienen los Brizio-Boys.

Así se las gastan hoy en día, nuestro Hombres de Negro…

 

 

San Cadilla

Noticias relacionadas

Back to top button