fbpx
Futbol NacionalLa Copa

Evangelizan el infierno


El Santos se consagró campeón del torneo Clausura 2018 del futbol mexicano tras empatar 1-1 con el Toluca (3-2 global) en el partido de vuelta de la final, jugado en el estadio Nemesio Díez, en Toluca.

El argentino Julio Furch, al minuto 10, puso en ventaja a los Guerreros del Santos. El también argentino Gabriel Hauche marcó el empate para Toluca al 82.

Después del 1-0, el portero Jonathan Orozco se convirtió en la figura santista al tapar cuando menos tres ocasiones claras de gol del equipo toluqueño.

Parecía que el Santos tenía controlado el partido, pero la coronación se le complicó en los últimos minutos con el gol toluqueño, que dejó el marcador global 3-2 a favor de los Guerreros.

El Toluca salió dominante a tratar de remontar la derrota de 2-1 sufrida el jueves en la ida con uno de sus argumentos más fuertes: el ataque con sus laterales.

En los primeros instantes, los Diablos agobiaron a los Guerreros que; sin embargo, encontraron el gol en su primer despliegue ofensivo.

Furch recibió el balón en la media luna del área y, luego de dar la media vuelta, firmó el 1-0 con un tiro de derecha a ras.

Al 33, los Diablos tuvieron un milagro en su área, cuando el defensa argentino del Santos Carlos Izquierdoz apareció para dar un testarazo cruzado. El balón impactó en el poste y luego fue a dar directamente a la posición del arquero toluqueño, Alfredo Talavera.

Orozco se convirtió en héroe santista en dos oportunidades muy cercanas. Al 37 le atajó un zurdazo a Sambueza y al 45 también detuvo un tiro de Antonio Ríos.

El arquero santista se volvió a lucir al 58, en esta ocasión al taparle un disparo al argentino Alexis Canelo.

Con el correr de los minutos y la pesada obligación de anotar dos goles para forzar los tiempos extra, los Diablos Rojos parecían desmoralizarse.

Sin embargo, el Toluca encontró un gol que le devolvió la esperanza. Hauche firmó el 1-1 con un remate dentro del área chica.

Los Diablos insistieron por la anotación que forzara la prórroga, pero los Guerreros se encerraron a piedra y lodo para soportar los últimos embates del local y asegurar el título.

LUCHÓ PARA APAGAR EL INFIERNO

Pocos campeones de goleo se coronan después y eso lo sabía Djaniny Tavares, delantero de Santos.

El atacante de Cabo Verde, con su bandera en la espalda y cargando a uno de sus tres hijos, aseguró que lucharon para apagar el infierno.

“Eso es cierto, pero nosotros veíamos con mucha confianza y sabíamos que no iba a ser fácil, pero todo es posible”, explicó Tavares tras
el duelo.

 

AFP I México

Noticias relacionadas

Back to top button