fbpx
Futbol internacionalLa Copa

Enzo, héroe inesperado

El experimentado volante de River Plate vivió una noche imprevista en la Copa Libertadores, ante el Santa Fe


Enzo Pérez tuvo su noche de gloria en el puesto menos pensado: fue el arquero de emergencia de un River Plate diezmado por contagios masivos de Covid-19

y el héroe de la victoria 2-1 ante el colombiano Independiente Santa Fe, en un partido por la Copa Libertadores,
la noche del miércoles.

El volante, de 35 años, se calzó los guantes para improvisar en la portería tras el contagio de los cuatro arqueros del equipo en medio de un brote que afectó a 25 miembros del plantel millonario.

Su inclusión estuvo en duda debido a una distensión muscular en el isquiotibial derecho. Pero con River acorralado y sin suplentes, su tarea se agigantó y la victoria tuvo ribetes de épica para depositarlo en el pedestal adonde solo suben los héroes.

“Solo traté de enfocarme en ayudar al equipo”, declaró tras el triunfo en el Estadio Monumental, en Buenos Aires.

Un intento de River por inscribir a un arquero juvenil en última instancia había chocado con la negativa de la Conmebol, bajo el argumento de que iba en contra del reglamento.

“Éramos 11 para completar y uno de ellos estaba tocado con una lesión. Si bien no era de gravedad, le iba a impedir desempañarse con habitual normalidad. La opción que teníamos de los jugadores de campo era él y la asumió con mucha valentía”, lo elogió su entrenador, Marcelo Gallardo. “No es fácil pararse en un puesto que se
desconoce”, agregó.

Sin embargo, tampoco había opciones: “No tuvimos un plan B, siempre fue la primera opción. Íbamos a necesitar jugadores con piernas en el resto del partido y era el único que no iba a poder hacerlo”, admitió el DT.

Las fotos de Pérez abrazado a Gallardo fueron la postal de un partido inédito, disputado en el momento más aciago de la pandemia para la región, con casi un millón de muertes, y también para Argentina, con 3.4 millones de contagios y más de 72 mil fallecidos.

Pese a estar en un puesto desconocido, en recuperación de una lesión y con la carga emotiva de las circunstancias, Pérez enseñó un aplomo inusitado bajo los tres palos.

“Enzo Pérez mostró una tranquilidad enorme”, lo elogió el exarquero Sergio Goycochea, héroe de la selección argentina que llegó a la final del Mundial Italia 1990.

Limitado debido a la lesión, se recostó en el excelente desempeño de la última línea de River para resguardar la valla.

“Jugó tratando de estar tranquilo, de manejar los tiempos con un hecho fundamental: estaba condicionado porque no podía patear por la lesión. Desde abajo se le iba a complicar y eso obligó a la defensa a perder una variante, que era darle la pelota hacia atrás”, analizó Goycochea.

“La verdad, cumplió con creces, hay que sacarse el sombrero”, concluyó en una columna para el diario Clarín.

AFP I Buenos Aires

Noticias relacionadas

Back to top button