fbpx
La CopaSelección Nacional

Debemos ir con fe


Eecién nombrado flamante organizador del Mundial 2026 -junto a Estados Unidos y Canadá-, México tiene la posibilidad de situar su estatus deportivo a la altura de su prestigio como anfitrión, hoy, en el estadio Luzhniki de Moscú, ante Alemania, que inicia la defensa de su título planetario.

Un triunfo ante la Mannschaft sería el colofón perfecto a una semana en la que México confirmó su condición de país mundialista por excelencia.

La FIFA votó el miércoles que la candidatura conjunta norteamericana organizará la edición de 2026, convirtiéndose así México en el primer país que recibe el torneo en tres ocasiones, tras los históricos 1970 y 1986, escenarios de las obras maestras de Pelé y Diego Maradona.

Pero al prestigio como anfitrión le falta añadir una actuación deportiva a la misma altura. O lo que es lo mismo, superar la maldición del quinto partido: alcanzar por primera vez los cuartos de final en un Mundial jugado fuera de casa. Desde 1994 son seis octavos perdidos de manera consecutiva para el cuadro norteamericano.

En la periferia noreste de Moscú, en un idílico paisaje de verdes colinas, parece que el equipo dirigido por Juan Carlos Osorio ha cerrado por fin la herida que se abrió cuando los jugadores decidieron organizar una fiesta para celebrar el cumpleaños 30 de Chicharito Hernández. La celebración en la capital mexicana hizo correr ríos de rumores hasta que una semana después el delantero dio una explicación de lo sucedido.

Las aguas volvieron a su cauce, pero en el campo espera el gigante alemán, un combinado que se asemeja más a un club que a una selección, con la mayor parte de sus jugadores cocinados con mimo en las categorías inferiores y un técnico, Joachim Löw, que ya suma 12 años en el cargo.

Como ya ocurrió hace un año, Löw no escatima elogios hacia el Tri: “Es un equipo impresionante, su estilo de juego es muy dinámico, todos los jugadores están involucrados en la recuperación y en ataque buscan profundizar constantemente”, dijo.

Osorio, por su parte, desveló que una de las claves será que sus futbolistas se aíslen del escenario; al tiempo de destacar la ambición del grupo: “Vi en cada quien, la misma ilusión de Rafa Márquez, es la misma que Jesús Gallardo”, comentó el colombiano.

Pablo Melian I AFP

Noticias relacionadas

Back to top button