Catálogo de alarmas

Hay diferentes tipos de ellas.

Las que previenen -como el amarillo del semáforo-, las que alertan -la sísmica por ejemplo- o las que indican que hay que abandonar el barco porque el agua ya llegó a cubierta.

Ese “sálvese quien pueda” es la más extrema de todas e implica un movimiento de gran emergencia.

En el futbol, lleno de lenguajes figurados y metáforas, la segunda fecha de un torneo no puede ser más que preventiva.

Sin embargo, hay equipos como el Cruz Azul que podrían estar escuchando con más volumen que el real, los llamados desde la torre de control.

Superlíder y finalista del torneo pasado, logró un rescate de sí mismo, de su confianza y autoestima a lo largo de 22 partidos y medio. En los últimos 45 minutos vio desaparecer el añorado título, pero ganó muchas otras cosas. La credibilidad de su fiel afición entre ellas.

Eso duele sin duda. Aturde emocionalmente y nubla un poco la vista.

Después del golpe, Cruz Azul se revolvió reforzando más aún su cuadro.

Y después de eso, volvió a reaccionar cuando Iván Marcone, atendiendo el llamado de su querido pero poco ético Boca Juniors, se fue sin empacar completo su equipaje porque se le hacía tarde para dejar La Noria.

La explicación de porqué el inicio no ha sido el que su gente esperaba, la tendrá el área deportiva del club.

Las derrotas en el Azteca -inexpugnable el torneo pasado hasta la final de vuelta- ya le vio caer tres veces consecutivas. Además de América, Chivas en la liga y León en la copa están afectando el prestigio que la Máquina había logrado.

¿Hasta dónde deberá Cruz Azul alterarse por esto? ¿Debe hacer caso a lo que digamos los medios y sospeche su feligresía, tan acostumbrada a sonreír el curso pasado?

Es ahora cuando un equipo como el cementero debe echar mano de su temple y experiencia.

Su plantel es bueno, su entrenador también, sus recursos son de primera y esto está apenas empezando.

Por lo tanto, no se debería extrapolar este mal inicio para predecir un mal final. Faltan muchos partidos y hay varias maneras de resolver el asunto que es preocupante pero no definitivo.

La presión se incrementará si las malas actuaciones se suceden. Hay que tapar la puerta por la que se están colando algunos de esos fantasmas que pueden tomar cuerpo si no se les espanta volviendo a una constante senda de la victoria.

La visita a Tigres es brava para Cruz Azul y necesita hacer algo bueno para empezar a recuperar el buen color.

Las alarmas que están sonando son de las que se pueden apagar en cualquier momento.

Te puede interesar:

Arrollan a Santos

Máquina sacó la cabeza del fondo y venció 3-0 a Santos para sumar sus primeros …