fbpx
Futbol internacionalLa Copa

Buscan España y Francia el título de la Liga de Naciones


Eliminada la reina europea Italia, que pase la campeona mundial. La insolente España, con los adolescentes Gavi y Yéremy al frente, desafía hoy a la Francia galáctica de Karim Benzema, Kylian Mbappé y Antoine Griezmann, en la final de la Liga de Naciones.

Poco importa el nombre de la competición y que haya sido creada hace apenas tres años, cuando los mejores se disputan un título el futbol siempre sale vencedor, como se vio en los espectaculares combates de semifinales ganados por España (2-1, a Italia) y Francia (3-2, a Bélgica, con gol in extremis).

Un año antes de que se dispute el Mundial de Catar 2022, en el que Francia defenderá la estrella conseguida en Rusia, España tiene la oportunidad de dar otro puñetazo sobre la mesa.

Y lo hace sorprendiendo al mundo con un vivero interminable de talento. Ante Italia recibieron la alternativa y se llevaron un sobresaliente Gavi, un chaval de 17 años y dos meses, y Yéremy Pino, de 18.

Son las últimas perlas impulsadas por un seleccionador, Luis Enrique, que no pide el carnet de identidad, a imagen de Pedri, baja por lesión en esta convocatoria. El medio del Barcelona, clave en la pasada Eurocopa, en la que España fue semifinalista, está entre los 30 candidatos al Balón de Oro… con 18 años.

La Roja debe mostrarse impecable ante un equipo francés plagado de estrellas, especialmente con su triángulo de oro, Benzema-Mbappé-Griezmann, por fin a la altura de las expectativas ante Bélgica, tras el descalabro en
la pasada Eurocopa, eliminada en octavos ante Suiza.

“España tiene un gran equipo, presiona alto y cuenta con un seleccionador, Luis Enrique, a quien adoro.

Proponen un juego muy bonito y tienen buenos resultados”, dijo Griezmann, que cumplirá 100 partidos –57 consecutivos– como internacional el domingo ante el país en el que ha jugado durante toda su carrera.

En la Roja está entre algodones su goleador Ferran Torres, autor de un doblete ante Italia y que fue sustituido al inicio de la segunda parte al recibir un golpe en el pie.

El seleccionador francés no podrá contar con el lateral izquierdo Lucas Digne, con un problema muscular, ni con Adrien Rabiot, titular en el medio ante Italia junto a Paul Pogba, tras dar positivo a Covid-19 este sábado antes de viajar entre Turín –sede del Francia-Bélgica– y Milán.

En San Siro el guion parece escrito entre un equipo pragmático como el francés y otro que no admite variaciones en su interpretación del juego.

España tendrá la posesión e intentará buscar un resquicio en un entramado defensivo que últimamente no ha tenido la solidez que aupó al equipo al título mundial. A excepción de la victoria 2-0 ante Finlandia en septiembre, ha encajado al menos un gol en sus siete últimos partidos, siempre el primero que subió al marcador.

Además, la tricolor ha variado su dibujo. Ahora juega con tres centrales y dos carrileros, un esquema que todavía no ha asimilado completamente.

En cambio, su ataque marca la diferencia: la velocidad de Mbappé, el estado de gracia de Benzema y Griezmann como catalizador se convierten en un coctel sin equivalente a nivel mundial.

“Será clave no perder muchos balones, que no haya transiciones. Tenemos nuestras ideas y nuestras armas”, dijo el jueves Mikel Oyarzabal, autor de un doblete de asistencias que convirtió Ferran, insistiendo en la idea de equipo ante las individualidades del rival.

El duelo de estilos en Milán ya está lanzado entre Francia y España, que no se cruzan desde marzo de 2017, cuando la Roja ganó 2-0 en el Stade de France.

AFP I Milán

Noticias relacionadas

Back to top button