fbpx
La CopaMultimediaTuzosVideos

Ascenso fue parteaguas del club Pachuca: Violante


La historia del Pachuca no se pudo gestar sin el aporte de 23 guerreros que hace 27 años marcaron un parteaguas en el club.

El hidalguense Sergio Violante, en ese entonces auxiliar técnico de Benjamín Fal (QEPD), consideró que ese ascenso de la temporada 1991-1992 culminó con dos décadas de oscurantismo, en las que el equipo cayó hasta segunda división B, para abrir camino a la gloria.

El Pixie afirmó que el primer paso fue la construcción del estadio Hidalgo, ya que el retorno a primera exigía un inmueble de mayor aforo.

“Se culmina una época de pocos logros, no buena para los Tuzos y la afición; partir de ahí, gracias a ese momento que se vive, se crea y se hace firme la idea de buscar otro escenario y construir otro escenario.

“Es algo que realmente le sacudió a Pachuca y, sin duda, esta gente, que recibió su premio y recibió el honor de haber sido campeón, se podría decir que fueron los primeros albañiles del estadio Hidalgo”, detalló.
Sin embargo, recordó que el camino no fue fácil: “Lo que más nos marcó fue un partido muy difícil, muy complicado. Zacatepec tenía un gran plantel, nosotros veníamos con la desventaja de haber perdido allá 2-1.

“Un gol de Efrén Meza, en el segundo tiempo, nos da vida; íbamos perdiendo 2-0, y estuvieron a punto de hacer el tercero, cuando Orlando Segura sacó un centro en el área. Le pegó con la parte externa y el tiro se anidó en el ángulo. Ese gol nos da fuerza para encarar el partido siguiente”, contó.

En la vuelta, los hidalguenses gestaron la hazaña desde el minuto 25, cuando Roberto El Gato Sandoval logró el 1-0 que empató el global y, posteriormente, la dramática serie de tiros penales.

“Fue un domingo espectacular, todo el cerro (de Cubitos) lleno; la gente desbordada en la pasión, eso fue lo que nos marcó y dio fuerzas para jugar y, afortunadamente, conseguimos el empate.

“Yo estaba con Benjamín en la serie y la tensión estaba muy fuerte: se tiraron 22 penales; cuando se termina la tanda de los cinco, ya no pudo más Benjamín, se sentía sin fuerzas, estaba muerto. Ya no pudo, me dijo: ‘quédate, que vayan tirando de como vayan sintiendo confianza’, al sexto penal, yo me metí también, la presión estaba muy jodida.

“El vestidor estaba debajo de la tribuna; entonces, nosotros oíamos por el ruido de los pies de la gente: cuando Pachuca anotaba, había mucho ruido y cuando Zacatepec, se oía el ‘chin’, se oía el desánimo. De pronto, escuchamos que (Rolando) Soto detiene el penal y volvimos a salir esperando que Manuel Padilla definiera y así fue. Yo creo que los momentos más fantásticos que me han tocado en el futbol”, mencionó.

Lo único que lamentó el Pixie fue que esa hazaña no la vivió como jugador activo, pues, luego de 14 años en Pachuca, tuvo que retirarse por una regla de la segunda división, que solo permitía tres elementos con 30 años.

“Quizás me hubiera gustado conseguir algo así como jugador, pero el futbol da sus tiempos y no lo pude hacer, pero como cuerpo técnico tuve el honor de ser campeón y llegar a primera división con Pachuca”.

En su primera temporada en el banquillo probó las mieles del éxito, destacando el trabajo del técnico Fal a lo largo de las 38 jornadas, en las que tuvo al equipo como líder con 69 puntos, producto de 20 triunfos, 12 empates y 6 derrotas.

“Él vino e innovó muchas cosas aquí en Pachuca. Él había sido campeón con Pachuca como jugador y le tocó la fortuna de también ser campeón como entrenador y eso solo se consigue con trabajo y dedicación.

“Hizo que este equipo caminara, que fuera superlíder, que tuviera la actitud y el deseo de ascender a primera división y lo consiguió con base al trabajo. Yo estoy muy agradecido porque, sin duda, me dio una gran oportunidad de retirarme y de agregarme a su cuerpo técnico”, remató.

Alejandro Velázquez l Pachuca

Noticias relacionadas

Back to top button