fbpx
La CopaOtros deportes

Aderlass, caso de dopaje que daña el deporte


Las investigaciones en el caso de dopaje sanguíneo Aderlass demuestran que las más grandes competiciones se han visto afectadas; entre ellas, los Juegos Olímpicos, el Tour de Francia o mundiales, indicó este viernes la fiscalía de Múnich.

“Hemos investigado prácticamente las más importantes competiciones, desde los Juegos Olímpicos hasta Campeonatos del mundo y de Europa, e incluso competiciones nacionales”, declaró Kai Gräber, investigador en jefe de la célula dedicada a ello en la fiscalía de Múnich. En ciclismo, particularmente, “el Tour de Francia, el Giro de Italia, la Vuelta a Suiza y otras carreras por etapas se ven concernidas”.

Los ciclistas en actividad suspendidos en el marco del caso Aderlass (“sangría”, en alemán) son los austríacos Stefan Denifl y Georg Preidler, el esloveno Kristijan Koren y el croata Kristjan Durasek.

“No había visto nunca nada parecido”, comentó Gräber, impresionado por la organización de la red. “Es una enorme historia que no puede ser comparada con otros casos”, explicó.

Las manipulaciones sanguíneas, según él, fueron planificadas con minuciosidad: “hubo reuniones antes de la temporada con los deportistas concernidos, donde los planteamientos de carrera fueron estudiados, para ver cómo adaptar lo mejor posible los tratamientos”.

La fiscalía requirió el jueves la comparecencia ante la justicia del médico alemán Mark Schmidt, en el centro del escándalo, y de cuatro de sus cómplices.

Detenido el 27 de febrero en su gabinete de Erfurt (Alemania), el doctor Schmidt había organizado una importante red de dopaje, de la que se beneficiaban muchos ciclistas y esquiadores de alto nivel. Los investigadores alemanes consideran que 23 deportistas de ocho países europeos están concernidos. La policía austriaca, que participaba en la investigación, hablaba de 30 casos.

En Austria, la primera condena cayó en octubre en Innsbruck: el fondista austriaco Max Hauke, ya suspendido cuatro años por la Agencia Antidopaje de su país, fue castigado con cinco meses de prisión con la pena en suspenso y 480 euros de multa por “fraude deportivo grave”.

 

AFP I Berlín

 

Noticias relacionadas

Back to top button