fbpx
First Class

Sí podemos llevar nuestra feria al siguiente nivel: Oscar Zamudio


A unas semanas del tan esperado regreso de la Feria de Pachuca, tengo la impresión de que este año veremos más de lo mismo, y me pregunto: ¿por qué no hemos alcanzado el éxito de otras ferias? ¿Por qué no hemos evolucionado? No hay duda de que esta sigue siendo la máxima fiesta del estado, pero es momento de cambiar la visión, de buscar un evento sostenible, moderno e incluyente.

¿Por qué no volteamos a ver lo que están haciendo las grandes ferias? Como la de San Marcos, por ejemplo. Mientras en Hidalgo, la toma de decisiones se concentra en una sola persona, en Aguascalientes, la feria es organizada por un comité integrado por líderes sociales, empresarios, miembros de la sociedad civil y medios de comunicación; esto permite la construcción de una feria multicultural, en donde tienen cabida todas las expresiones artísticas.

Está bien traer a la Banda MS, a Alejandro Fernández, Julión Álvarez… pero, ¿por qué no incluimos teatro, ballet, conciertos sinfónicos, exposiciones artísticas, y les damos el mismo peso? ¿Por qué no aprovechamos la oportunidad de acercar la cultura a la gente que tal vez no puede pagarla en otros escenarios?

Responder estas preguntas nos puede llevar a pensar que el interés económico está por encima del espectáculo mismo, pero ¡oh, sorpresa! Resulta que, para el Gobierno, más que un ingreso, la feria significa un gasto. Es decir, en vez de llenarse, las arcas se vacían. ¿Cómo se justifica entonces un evento de tal magnitud? Con la famosa “derrama económica”, la cual es un simple estimado, imposible de comprobar.

¿De verdad viene gente de otros estados a ver a los artistas que pueden ver en su ciudad? No creo que sean muchos. Aún y si así fuera, la derrama no llega muy lejos, ya que en Hidalgo gozamos de amontonar a toda la gente en un mismo espacio, el recinto ferial.

¿Por qué no llevar la feria a todos lados, a otros espacios, para desconcentrar gente y, a la vez, esparcir la derrama? Otra vez, nos hace falta mirar a la Feria de San Marcos, que distribuye sus actividades en, por lo menos, cuatro espacios: el jardín de San Marcos, el templo de San Marcos, la plaza de toros y la isla de San Marcos; así, en 2019, recaudó 9.5 mil millones de pesos, colocándose como la feria más rentable del país.

¿Cómo es esto posible? La Feria de San Marcos cuenta con una app que facilita el recorrido por las distintas actividades, ya que permite pagar con tarjeta en los diferentes comercios. No es posible que, en pleno 2022, en la Feria de Pachuca siga reinando el efectivo. Esta práctica, no solo facilita el uso discrecional del dinero, sino que, además, va en contra de las medidas de contención de la pandemia de Covid-19.

Pachuca tiene todo para armar una gran feria, que en verdad atraiga el turismo y estimule la economía local. Tenemos una ubicación geográfica privilegiada, pero no ofrecemos nada novedoso, nada que no haya en cualquier otra feria patronal. Necesitamos ver más allá del Teatro del Pueblo, del Palenque y de los juegos mecánicos. La clave está en que en la toma de decisiones, se involucre a la ciudadanía.

Por Oscar Zamudio

 

Noticias relacionadas

Back to top button