fbpx
First Class

Sandra Lozano, mamá y amiga

“Somos una familia muy feliz, hemos aprendido a solucionar los problemas que se nos presentan"


Ser una mamá-amiga para Sandra Lozano es uno de sus principales roles y el que ella considera el más importante en su vida, pues al tener a su primera hija a los 19 años de edad quiso formar una relación de confianza y amor que después aplicaría con el resto de su familia.

“Ser mamá muy joven me cambió totalmente la vida, pero también fue una experiencia muy padre, pues iba creciendo a la par de mi hija, la entiendo más, nos platicamos todo; ser su mamá, pero más que eso, su amiga, me ha dado una visión diferente y ha creado un lazo de profundo amor con ella que también ha enriquecido la comunicación familiar”.

Con una niña adolescente, un niño de nueve años y la familia que ha formado con su actual pareja, Sandy, como le dicen de cariño, considera que ser mamá es una especie de amistad incondicional que evoluciona con
el tiempo.

“Somos una familia muy feliz, hemos aprendido a solucionar los problemas que se nos presentan, a mejorar la comunicación familiar, a lidiar con el día a día lleno de rutinas y de repeticiones sin dejar nunca de lado el amor de familia”.

Mujer y mamá
Desde muy joven enfrentó el reto de cumplir dos roles: en su momento, su hija y sus estudios y después, su hija y su trabajo; ahora Sandy se dedica al cien por ciento a su familia y la base principal de su equilibrio como mujer y mamá siempre ha sido la comunicación entre ellos.

“La educación no solo son regaños o imposiciones, ser mamá no es fácil, pero es maravilloso. El amor por mis hijos me guía a dar lo mejor de mí para educarlos. Ser mamá-amiga es una forma de vida muy importante para mí buscando aprender del otro, conociéndonos mutuamente y mejorando relación de familia y mejor comunicación”.

Noticias relacionadas

Back to top button