fbpx
First Class

Embajadores de la marca para la feria, no reinas de belleza


Llamó fuertemente mi atención el hecho de que la Feria de Tulancingo, con su iniciativa “¡Ni reina ni princesa! Tulancingo elige Embajadora Cultural”, busque eliminar la práctica milenaria de coronar a una mujer por su belleza física, hecho que (hay que decirlo) no aporta beneficio alguno para la sociedad, no genera riqueza ni atrae al turismo.

Ya que en Hidalgo no se ha legislado al respecto, algunos municipios han intentado autorregularse; tal es el caso de Actopan, que en 2018 puso en marcha el concurso “Belleza Natural”, en donde los atributos físicos se vistieron de empoderamiento y dignificación a la mujer.

Sin embargo, Tulancingo es el primer municipio de nuestro estado en descartar por completo la belleza física como requisito de selección y darle prioridad a los proyectos de iniciativa social.

¿Por qué las ferias y otras marcas necesitan programas de promoción social con embajadores?

Debemos promover embajadores que mantengan la imagen positiva de nuestras marcas, que mejoren el branding de quien representan  personas integras con actitud de servicio.

Se trata de generar “porristas” externos, para promocionar, a través de sus propios canales de redes sociales, las actualizaciones o novedades con el objetivo de generar mayor engagement, atraer a nuevas personas, nuevos turistas e inversionistas como lo hizo el gigante de muebles Ikea

Creó un concurso para aprovechar el poder de sus fans en las redes sociales. A través de su campaña #JoyOfStorage, Ikea invitó a los fans de Facebook a publicar fotografías de sus productos y cómo los utilizan en sus hogares para así poder ganar varios premios.

Este concurso social se convirtió en una mini campaña publicitaria para la empresa. Esto, a su vez, alentó a más personas a participar, comprar y compartir imágenes de la marca.

Una pequeña lección: haz que sea divertido y fácil para las personas mostrar las cosas de las que están orgullosos.

Un embajador se preocupa, no solo por sí mismo, sino por su equipo, por su comunidad, ayuda a concretar transacciones comerciales. En resumen: se busca para este caso una verdadera influencer, no una reina. Pero en fin, estemos atentos a que las próximas ferias en Hidalgo estén llenas de  consumo, presencia, diversión, y sobre todo seguridad.

 

Por Óscar Zamudio

Noticias relacionadas

Back to top button