fbpx
Fin de Semana

Un platillo de fiesta


Uno de los platillos emblemáticos de la Huasteca y de los que más se degustan cuando se trata de celebraciones es el zacahuil, preparación protagonista durante los días para recordar a los difuntos.

Este tamal gigante, el más grande de México, es elaborado por el señor Saúl Vargas Pérez y su familia, de Huazalingo, quienes por la pandemia cambiaron la dinámica de venta este año.

El integrante de Zacahuiles Vargas comentó que los ingredientes de esta preparación son masa martajada (no molida al cien por ciento. sino con textura grumosa), chile ancho, chile guajillo y chino. En la elaboración se pueden usar los tres o solo uno, dependiendo del gusto de la gente. El platillo también se elabora con carnes de puerco, pollo, lechón y, en algunos lugares, guajolote. Normalmente se hace con manteca de cerdo, pero hay quienes usan aceite.

Saúl explicó que para comenzar la elaboración se enchila la masa y se coloca sal al gusto y agua. En una mesa se tienden hojas de papatla, hojas de plátano o de monte para verter la masa batida y la carne dentro. Después, el tamal gigante se amarra para ir al horno de piedra, en el que se pone a cocer durante toda la noche.

La principal característica de este tipo de tamal es su tamaño, pues los hay desde 80 centímetros hasta el metro y medio. El más grande pesa 50 kilos y alcanza para que coman hasta 150 personas.

En la Huasteca lo utilizan para bodas, bautizos, XV años, reuniones familiares o de negocios, incluso es de consumo diario.

Aunque Vargas Pérez indicó que en esta temporada también se consumen los llamados tamales de muerto. El primer día son de ajojolí, con carne de puerco, pollo o res; el segundo día, de
carne de cerdo; el tercer día, de pollo. Los oriundos de la zona huasteca lo acompañan con chocolate de cacao elaborado por la gente del lugar.

Saúl explicó que, ante la pandemia, ya no preparan el zacahuil como tradicionalmente lo hacían, para venta por platillo o cantidad, “porque es un tamal grande y aunque sÍ hay venta, no es lo suficiente para terminar ese tamal enorme y significaría una pérdida”.

Como alternativa, solo atienden por pedido el zacahuil de un metro, pues algunos clientes han preguntado.

“Para nosotros es un placer ser de las personas que elaboran el zacahuil porque es un platillo muy tradicional. Lo llevamos por años y por generaciones, con mis abuelos. A mí me enseñó mi mamá (Tita Pérez)”. Ahora esta tradición quedó en cuatro hermanos.

 

+ Teléfono: 7711891084

+ Facebook: Zacahuiles Vargas

 

Sara Elizondo I Pachuca

Noticias relacionadas

Back to top button