fbpx
Fin de Semana

San Cristóbal de las Casas, un museo vivo


Andadores turísticos

Caminar en el corazón de la ciudad es algo que no se debe dejar de hacer y, a unos pasos de la Catedral de San Cristóbal y de la Plaza Central hay dos andadores turísticos: el Real de Guadalupe y el Eclesiástico, en cuyas calles peatonales se pueden admirar casonas y monumentos coloniales, así como disfrutar de su ambiente, tomar un café de autor en alguna de sus cafeterías y comer platillos típicos. También es posible comprar artesanías, una pieza de jade o ámbar o ropa típica. Estos pintorescos andadores, con vendedores
que ofrecen diversos artículos, representan la vida nocturna, cultural y moderna de San Cristóbal.

Gastronomía
La sopa de chipilín, el cochito horneado y la pepita con tasajo, tres de los platillos típicos de la zona centro de Chiapas, que suelen acompañarse del pozol con cacao y el tascalate, se mantienen en el menú de la cocina tradicional de este destino. Sin embargo, la gastronomía chiapaneca ha evolucionado
a una tendencia contemporánea de alta cocina, basada en sus raíces, pero con sorprendentes innovaciones que cautivan al más exigente de los comensales.
Tal es el caso de los jóvenes chefs Claudia Ruiz, del restaurante Kokonó; Jorge Gordillo, del Tarumba, del hotel Sombra del Agua; Víctor Hugo Olivera, del Lum, del Hotel Bö, y de Karla Vázquez y Mario Maldonado, del restaurante 1813 Cocina Mexicana, este último de Comitán, quienes transforman los productos cotidianos de la milpa y los mercados públicos en delicias extraordinarias.

Arte textil
Uno de los grandes atractivos que guarda Chiapas, Espíritu del Mundo Maya, son sus coloridas prendas típicas hechas a mano, en centenarios telares de cintura, que son confeccionadas por mujeres tsotsiles y tseltales en comunidades cercanas a San Cristóbal de las Casas. En los últimos años estas prendas artesanales han dado un salto impresionante de la mano de Alberto López, diseñador tsotsil del paraje Juxtón, municipio de Magdalena Aldama, quien llevó el arte textil de los Altos de Chiapas ya por segunda ocasión al Fashion Week de Nueva York, triunfando en este santuario de la moda al combinar los tejidos tradicionales con la alta costura. Sus piezas de arte son bien cotizadas y eso ha mejorado la economía de las 150 artesa-
nas que forman parte del colectivo K’uxul Pok’ que dirige y cuya tienda de ropa está en San Cristóbal.

El pox
Elaborado a base de maíz de cuatro colores, piloncillo, salvado de trigo y agua de manantial, el pox es una bebida ceremonial de los Altos de Chiapas que comienza a despuntar en bares y restaurantes, no solo de San Cristóbal de las Casas sino de otras partes del país e, incluso, del extranjero. Es un destilado que surge de un contexto místico, mágico, ancestral y que cuenta con un gran potencial particularmente en el segmento de la mixología. Se puede disfrutar en sitios como La Capitanía, de San Cristóbal de las Casas, o en pequeñas destilerías como la de Javier Pérez Díaz, de Yut Osil Dos, una comunidad autónoma de San Juan Chamula, donde se puede conocer todo el proceso de fabricación. El pox o posh se toma solo y existen variedades a base de café, frutas y especias aromáticas, lo que lo hace mucho más versátil. Es una bebida que “alivia el cuerpo y cura el alma”.

Un recuerdo
La mayoría de las personas que visitan este destino suelen llevar a sus familiares o amigos un recuerdito, entre los más populares están una blusa bordada o cualquier otro textil, una figurita del Subcomandante, una pieza e ámbar o jade
(hay que pedir certificado), una marimba en miniatura, café o chocolate.

Noticias relacionadas

Back to top button