fbpx
Fin de SemanaHidalgo

Muestra hidalguense fusión entre arte tradición


Con la Cocina de Mendoza es que el trabajo en tierra de la arquitecta hidalguense Rosario Hernández llegó a la Bienal de Venecia, evento al que busca ir y por ello solicita apoyo económico. Su labor fue montada por personal del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) desde hace unas semanas.

En entrevista para FDS, Hernández comentó que el origen de su trabajo inició cuando ella estaba en la universidad, pues le llamaba la atención el tipo de arquitectura relacionada con las tradiciones de las culturas originarias de México.

Posteriormente tomó un diplomado en Procedimientos y Sistemas constructivos tradicionales, en Oaxaca.

“Yo traía ese tema, pues parte de la arquitectura en tierra viene de los saberes milenarios que hemos olvidado”, explicó.

Todos estos conocimientos fueron plasmados en la cocina ubicada en la comunidad de San Nicolás, en Ixmiquilpan, y que entró a concurso por la convocatoria que lanzó el Inbal en 2019 y a la que amigos y familiares de Rosario le impulsaron a participar.

Así, después de enviar su propuesta a finales de 2019, resultó ser una de las 12 seleccionadas entre 153 alternativas de 13 estados de la república, lo que para la arquitecta fue sorpresivo.

Hernández explicó que la Cocina de Mendoza abarca 36 metros cuadrados. Originalmente tenía muros de cantera de baja calidad, por lo que fueron junteados con lodo, excremento de caballo y baba de nopal. Se hizo la restauración de un tercio del muro de la cocina; otro muro se armó de la forma tradicional. En este proceso, las canteras también se restauraron con materiales de sitio y ecológicos.

En la cocina también se intervino el piso con petatillo, pues antes tenía concreto de baja calidad; del techo, se reemplazó la viguería con nueve vigas nuevas y, sobre ellas, se colocó una cama de carrizo como cielo y encima se colocaron tejas.

En el interior, Cocina de Mendoza tiene un fogón para nixtamal para dos cazuelas y un comal; se restauró la piedra para el metate y se hicieron barras donde las hermanas Mendoza (propietarias del lugar) cocinan con brasero y estufa, además cuenta con un lavabo en el interior para lavar cazuelas amplias. En el resto de la cocina hay una mesa para 16 personas.

El trabajo de Rosario también incluyó el desarmar una parte del muro de la fachada para colocar una viga como un dintel para el acceso y la ventana. La puerta fue restaurada con corazón de mezquite.

Todo el proceso de la cocina fue colaborativo, pues participó la familia Mendoza y ellos recuperaron la técnica de nuestros antepasados para hacer las cocinas.

“Es importante la conservación de estos saberes porque son la base de la arquitectura actual. Estos saberes dieron pie a la evolución de la arquitectura como la conocemos”, resaltó.

Con esta propuesta de mantener vivos los procesos de las culturas originarias, Rosario comentó que la pandemia afectó su economía y, por tanto, sus posibilidades de ir a la Bienal de Venecia, para ver expuesto su trabajo en Italia. Por ello, busca allegarse de los recursos que le permitan cumplir este objetivo.

Es así que Cecilia Aldana, quien representa al grupo Otomí Cocina Tradicional y con quien ha colaborado en otra cocina tradicional en Santigo de Anaya, la ha impulsado para conseguir esos recursos. Por ahora, está rifando una computadora y dará a conocer a quien gane el próximo 15 de agosto. El costo por boleto es de 50 pesos.

La Bienal se inauguró el 22 de mayo y cerrará el próximo 21 de noviembre, por lo que ya se está celebrando la Cocina de Mendoza, de origen hidalguense, que está expuesta con la colaboración de un comité técnico seleccionado por el Inbal y un grupo curatorial de arquitectos de México encargados del montaje, pero sin la presencia aún de quien concursó para su exposición, la arquitecta Rosario Hernández.

Datos

La Cocina de Mendoza, restaurada por la arquitecta Rosario Hernández, fue creada originalmente en la comunidad de San Nicolás, en Ixmiquilpan.

El trabajo de la hidalguense entró a concurso para la convocatoria del Inbal en 2019, por lo que resultó ser una de las 12 seleccionadas entre 153 propuestas de 13 estados de la República Mexicana.

Sara Elizondo I Pachuca

Mira las recomendaciones de Criterio para este Fin de Semana 

Noticias relacionadas

Back to top button