fbpx
Fin de Semana

Con tradicional sabor huasteco


El zacahuil es un platillo tradicional en la celebración del Día de Muertos, pues, de acuerdo con los habitantes de la zona, fue elaborado por primera vez en el siglo XV. Se trata de un tamal dentro del cual cabe un lechón, aunque también lleva guajolote o pollo.

La señora Clara Hernández, quien cada semana elabora zacahuil junto con su familia, asegura que la preparación es laboriosa. Ella aprendió de su esposo Saúl Vargas Pérez, quien a su vez recibió la enseñanza de su abuela, la señora Hermelinda Vite Lara, del municipio Huazalingo.

Hernández señala que el proceso, que dura un promedio de diez horas aproximadamente, inicia limpiando y desvenando los chiles, que se remojan en agua caliente. Después muele los ingredientes junto con el nixtamal para amasarlos con agua y mezclarlos con chile guajillo, chile chino o ancho, ajo, y aceite o manteca.

Cuando la preparación está lista, se hace una cama de cuatro capas de hojas de papatla y se coloca la masa junto con la carne. Finalmente se utilizan tiras de axiote para amarrar el tamal que debe meterse en un horno de barro de ocho a 12 horas, según el tamaño del zacahuil.

Se cuenta que, en el año 1468, un hombre poderoso ultrajaba a las mujeres y mataba niños, por lo que un día la gente se hartó de la situación y decidió castigarlo. Los huastecos se reunieron y lo mataron, pero además elaboraron una masa con chiles que pusieron sobre hojas con las que envolvieron el cuerpo. Después lo metieron en un hoyo para cocerlo. Se creía que todas las mujeres afectadas tenían que comer del tamal para que el daño fuera pagado.

Goce al paladar

-El zacahuil mide más de un metro y pesa alrededor de 60 kilos

-Otros tipos de tamal tradicional en Hidalgo son los picles, que se ofrendan en Huahutla; el zacatamal, de Metztitlán, y los trabucos, de San Bartolo Tutotepec

 

 

 

Sara Elizondo | Pachuca

Noticias relacionadas

Back to top button