fbpx
Fin de Semana

Enrique Garnica celebra 40 años en las artes visuales

Enrique Garnica está a unos días de presentar la exposición que rememora, reflexiona y celebra 40 años de trayectoria en las artes visuales.


Enrique Garnica está a unos días de presentar la exposición que rememora, reflexiona y celebra 40 años de trayectoria en las artes visuales y que —por motivo de la pandemia— se retrasó un par de años. El hidalguense, reconocido dentro y fuera de México, concedió una entrevista para FDS, siempre con su característico humor y sapiencia.

A 40 años de trabajo, ¿cómo ha sido para ti esta experiencia, las transformaciones que han ocurrido a través del tiempo en ti, en tu mensaje?

“Mi primera exposición fue el 31 de mayo de 1980 y esta exposición (la de 2022) debió ser dos años antes, pero por cuestión de la pandemia se pospuso. Ahora que hago el recuento de las obras y veo cosas que tienen 40 años, hay algunas que dan pena, pero que no las puedo ni debo esconder, porque era parte de los inicios.

Foto: Especial

“Cuando me metí en esto, bien sabía yo lo que iba a suceder. Mi papá era caricaturista, pintor y fotógrafo y trabajaba en un medio impreso. Él siempre procuró que no me acercara tanto a eso porque a él no le había ido muy bien, entonces él no quería un futuro para mí de ese tipo. Él creía, como antes, que podía ser doctor o algo así, pero yo traía genéticamente eso. Entonces me dijo, cuando vio algo de lo que yo hacía: ‘Con eso no vas a poder avanzar, tú sabes qué es lo que se vende, y como ya lo sabes, entonces le entras o no le entras.  Si tú te vas por la libre y vas a crear lo que no te piden, vas a padecer cosas’. Desde ahí tuve consciencia e inicié cuando no había consejo, instituto, secretaría o ministerio de cultura, nada de eso. Entonces me acostumbré a hacer las cosas sin necesidad de eso.

 

“Mi primera exposición fue en la calle, en el pasaje Río de las Avenidas. Ahí por el Reloj (Monumental) había unas jardineras y pasajes bien bonitos que hizo Rosell de la Lama. Ahí fue la primera, y de ahí para adelante me seguí de filo hasta este momento”.

En 40 años hay muchas tendencias, corrientes, formas de expresión. ¿Cómo te has ido adaptando para compartir tu mensaje y lo que tú eres, a través de estos años?

“Poco a poco fui adquiriendo mis compromisos estéticos y mis compromisos sociales. Creo en los artistas que lo hacen. Si bien yo no iba a entrar al mercado del arte por la situación geográfica que me toca, entonces tenía muchísima más libertad, porque no iba a estar condicionado a que me dijeran qué hago y qué no hago. Se fueron construyendo poco a poco mis temas que tienen que ver con religión, sexo, política y humor. Poco a poco se fueron conformando. Ya se veían allá, pero no estaban conscientes, yo no los notaba todavía. Ahora están bien definidos y muy claros. Todo a partir de la propia experiencia. Se dice que uno es su infancia. Yo tuve mucha presión religiosa por parte de mi madre. Ella quería que hiciera mi primera comunión y todas esas cosas que la verdad a mí no me interesaban, pero me fue gustando bastante toda la estética de la religión católica y la uso muchísimo, pero no siguiendo ese discurso, sino criticando las acciones”.

Foto: Especial

¿Por estos mensajes alguna vez no has tenido problemas?

“En Tulancingo quitaron unas obras. Por un lado, el cura de la catedral, donde inclusive se le demandó, nunca dio la cara y no regresó la obra. En ese mismo lugar, la sociedad de padres de familia quitó una obra porque le parecía pornográfica. Yo platiqué con ellos, les hice ver la diferencia y ellos entendieron y la volvieron a poner, porque eran unas obras de arte público en La Floresta.

“Otra de las cosas fue la demanda que tuve durante años por haber hecho la portada de la Sosa Nostra. Si no nos hubieran apoyado económicamente y jurídicamente varias asociaciones, yo me hubiera quedado en la miseria. En la Universidad Autónoma (del Estado de Hidalgo) censuraron mi obra, la quitaron y muchas cosas que me han pasado, pero eso es parte del compromiso social y estético.

“Mi compromiso estético es ir abonando poco a poco a mi lenguaje plástico y enriqueciéndonos para poder decir las cosas de la mejor manera posible, y mis compromisos sociales los he separado un poco porque en un tiempo, en los años 80, ya era hasta panfletario. Después hice una exposición donde recobré otra vez esta cuestión lúdica. El arte es un juego, para mí sigue

siendo un juego”.

Foto: Especial

¿Cuántas obras tienes hasta ahora?

“No sé. Yo nací con incontinencia creativa. Ahorita se están proponiendo más de cien, donde habrá de todas las etapas y mi penúltima producción —comentó entre risas—, pues espero no sea esta la última. Es una mirada rápida a 40 años.

“Uno puede irse dando cuenta cómo va creciendo. Muchas veces ve uno a los artistas grandes, como Dalí o Picasso, y uno empieza a creer que así fueron desde el principio, y no.

El lenguaje se va concretando con el tiempo y se va haciendo muchísimo más claro”.

En cuestión de la próxima exposición, ¿qué experiencia esperas que tengan quienes van a ver

tu trabajo?

“Me gusta alterarlos, me gusta conflictuarles, me gusta que reflexionen, que sientan, que piensen, que crean y que haya un intercambio. Hay que recordar que yo soy un artista del siglo pasado. Aunque va a haber cosas conceptuales, yo arrastro esa otra parte donde las cosas me gustan muy académicamente. Lo conceptual lo he incorporado porque estoy viviendo en 2022 y debo de hacer que mis lenguajes sean contemporáneos, pero todavía me gusta hacer pensar y sentir, cosa que muchas veces el arte conceptual ha dejado del lado. Me gusta todavía la figura humana, cosa que el arte conceptual ya no lo quiere ver y entonces estoy navegando en esas dos aguas y me gusta, y lo puedo hacer. Es como nadar en el río, en la alberca, y en el mar. Me siento cómodo en cualquier lugar.  Yo pienso que mi lenguaje plástico y mis cosas están en una madurez. Ni son jóvenes ni están decadentes”.

¿Qué vas a ofrecer en tu próxima exposición?

“Hay escultura, instalación. Una escultura muy diferente a lo que venía haciendo desde un principio, que era muy figurativo y ahora es muy geométrica, pero también muy divertida. Mi familia es muy divertida desde toda la vida. Nací de esa manera. Nos gusta ser sarcásticos, burlones y ahí siempre está proyectado. Pienso que con el arte uno se exhibe, cuando ven mi trabajo dicen: ‘Este ve esto, este come esto, este oye esto’. Todo lo que es uno por medio de una obra”.

Una frase para invitar a la gente a tu exposición

“Les diría que no vayan porque podrían sentirse mal. Es que la gente va a donde le dicen que no vaya, por lo menos yo así lo hago”.

Fue así que terminó la entrevista, con unas cuantas fotografías y un mensaje en video con la cálida e inteligente sonrisa del artista plástico emblema de Hidalgo.

Información

¿Cuándo? Inauguración: 24 de junio

Hora: 19:00

¿Dónde? Cuartel del Arte, plaza Aniceto Ortega s/n, exconvento de San Francisco, Pachuca

Entrada libre

No olvides tu cubreboca

Sara Elizondo I Pachuca

Mira las actividades que te recomienda Fin de Semana de Criterio Hidalgo  

Noticias relacionadas

Back to top button