fbpx
Fin de Semana

Baile para todos

Mover el cuerpo conforme al ritmo es algo natural, aunque no para todos.  Para los niños con discapacidad esto es algo más complejo, pero lo pueden lograr. Ese es el objetivo del taller Danza y Neurodiversidad, con la compañía Danza Inclusión.

Recientemente, los integrantes de la compañía brindaron una presentación para mostrar lo que han aprendido en un par de meses: una rutina completa, sin la intervención de las docentes durante la pieza final.

La danza es una actividad que les permite conectar con el entorno. “Se puede considerar que la ayuda no es solo en lo físico, sino también en lo cognitivo y lo social porque aprenden del trabajo en equipo, tienen retención, memoria corporal. Su desarrollo es más grande de lo que aparentemente podría ser”, indicó Abril Alejandra Vázquez García, directora general del taller y la compañía de danza.

El primer paso para guiar a los niños es enseñarles a controlar su respiración y que tengan consciencia sobre su propio cuerpo, comenzando por sus manos y pies, de manera muy sencilla y libre.

Posteriormente empieza la parte técnica de la danza, con barra al piso clásica y con ejercicios de danza contemporánea. El siguiente paso es enseñarles a desplazarse por el espacio para que aprendan y tengan consciencia de que hay más cuerpos a su alrededor y que todos se tienen que cuidar.

Respecto a la música, los niños empiezan primero a comprender el ritmo. Se les enseña con palmas y después la maestra les explica lo que están haciendo de una forma un poco más técnica para que el conocimiento quede afianzado. “Es algo más orgánico para que no sea aburrido ni nada por el estilo”, indicó Vázquez García.

Para la maestra de danza, el avance es muy notorio, pues la mayoría de los niños empezaron a ensayar en febrero y ahora ellos entienden las rutinas, lo hacen solos; al entender la música saben en qué momento entran y cómo hacerlo.

Finalmente, Abril Alejandra consideró que, para impulsar a los niños, el apoyo empieza desde casa. “Si los papás se comprometen con sus hijos, ahí vamos a tener ese respaldo para que nosotros tengamos la libertad de trabajar con ellos y lograr que el día de mañana sean personas independientes.

“A final de cuentas esos niños van a vivir más tiempo sin sus papás que con ellos y es importante que sean autosuficientes, y nosotros los apoyamos desde la danza”.

 

Información

  • El taller de Danza y Neurodiversidad cuenta con 10 niños constantes en la compañía, y en el taller Dana Inclusión hay cuatro niños. No hay un límite de participantes pues la idea es que crezca el proyecto y, si es necesario, abrir más grupos.

 

  • Entre las condiciones de vida que presentan los niños son dislexia, Asperger, epilepsia, parálisis cerebral, síndrome de Down.

 

  • La meta es consolidar una compañía de danza infantil y juvenil para todos quienes quieran participar.

 

 

Sara Elizondo I Pachuca

 

También te puede interesar:

Llaman a la inclusión de niños down

Noticias relacionadas

Back to top button