El sueño de Connie Janeth Beltrán Domínguez, la mujer que fue asesinada el martes presuntamente por su esposo, José Ángel Ávalos, era el de ser maestra Foto: Reforma

Soñaba Connie con ser maestra, fue asesinada por su esposo

El sueño de Connie Janeth Beltrán Domínguez, la mujer que fue asesinada el martes presuntamente por su esposo, José Ángel Ávalos, era el de ser maestra… pero éste se vio truncado luego de casarse.

 

El cuerpo de la mujer fue velado ayer en las Capillas Municipales de Zuazua, donde sus familiares la calificaron como una mujer que amaba a los niños, alegre y con una profunda fe de que algún día José Ángel cambiara su carácter.

 

También te puede interesar: Mató a su esposa y escapó con su hija; ya fue localizado

 

 

“Era una mujer maravillosa, muy tranquila, pero eso sí, tenía mucha fe de que Ángel cambiara, nunca pensamos que los problemas entre ellos fueran tan graves”, dijo ayer Víctor Manuel Pérez Cordero, esposo de Tania, hermana de Connie.

 

El feminicidio ocurrió el martes en el domicilio 3820 de la Calle Valle Claro en la Colonia Real de Palmas en Zuazua.

 

Este sitio se encuentra a un lado de la casa de los padres de Connie.

 

Según los vecinos, los problemas entre la pareja eran sabidos por gritos y peleas, pero todas ocurridas en el interior del domicilio.

 

La victima de violencia familiar tenía cerca de dos meses de vivir en ese domicilio, y al menos un mes de haberse separado de su esposo, en tanto resolvían la disputa legal entre ellos.

 

“A nosotros nos dolió mucho, eramos amigas, desde jovencitas, estudiamos juntas y salíamos, pero desde que se casó cambió mucho”, sostuvo otra de las vecinas.

 

Familiares y amigos coincidieron ayer en que la influencia de José Ángel en Connie fue muy contundente.

 

Señalaron que a él le molestaba que platicara con las personas y prefería que estuviera encerrada todo el tiempo.

 

El presunto homicida, quien fue detenido en Durango ayer, trabajaba en una empresa dedicada a la tapicería.

 

“Tenía problemas con su carácter, sólo cambiaba cuando estaba con la niña, con ella, era otra persona”, agregó Víctor Manuel Pérez.

 

Tania, hermana de Connie, prefirió no comentar mucho sobre el caso, y sólo abundó en los efectos de lo ocurrido.

 

 

Una fotografía, ramos de flores y veladoras fueron colocados ayer por familiares, amigos y vecinos en el féretro de Connie en señal de duelo.

 

Juan Carlos Rodríguez

Agencia Reforma

También te puede interesar:

Desde el 2006 han hallado 3 mil fosas y 4,974 cuerpos

Te puede interesar:

Kranevitter, en Monterrey

El argentino Matías Kranevitter ya está en Monterrey y será presentado entre hoy y mañana. …